Kombo Kolombia tocó por dos horas para Los Zetas antes de que los asesinaran

martes, 18 de marzo de 2014
MONTERREY, N.L. (apro).- José Isidro Cruz Villarreal, El Pichilo, jefe del cártel de Los Zetas en el norte de Nuevo León, tendió una trampa a los integrantes del grupo Kombo Kolombia. Según informó el noticiero Telediario de esta ciudad, El Pichilo los contrató para que tocaran para él en un bar donde, junto con otros sicarios, mató a los integrantes del grupo en venganza por que a pesar de que los apoyaron en sus inicios, empezaron a amenizar eventos en territorio controlado por uno de sus rivales: el Cártel del Golfo. La información, detalló el medio, se desprende de la declaración que hizo Cruz Villarreal –tras su detención el domingo pasado– al  Ministerio Público que integra la averiguación de los 17 músicos asesinados y tirados en una noria de un rancho del municipio de Mina. El Pichilo y un cómplice identificado como Francisco Javier Puente Macías, Javi El Chocorrol, habrían contratado a Kombo Kolombia para que tocara para ellos y otros 11 pistoleros de Los Zetas la noche del 25 de enero del 2013 en la cantina La Carreta, en Hidalgo. En su declaración, El Pichilo dijo que “repentinamente” él y su compañero tomaron la decisión de asesinar a los intérpretes de vallenato y para ello programaron un “festín” en el bar ubicado por la carretera a Potrero Chico. Sin sospechar de los sicarios, los músicos tocaron durante dos horas hasta que los pistoleros los sometieron y los llevaron a despoblado, donde los asesinaron a balazos durante la madrugada del día siguiente. La noche del lunes, en conferencia de prensa, el procurador de Nuevo León, Adrián de la Garza Santos, dijo que El Pichilo ordenó el homicidio múltiple debido a que Los Zetas apoyaron a Kombo Kolombia en su lanzamiento y luego la agrupación los traicionó al dedicarse a amenizar tocadas en lugares controlados por el Cártel del Golfo (CDG). Según la nota publicada por Telediario, los músicos ayudaban al CDG a distribuir droga en los establecimientos donde tocaban. Javi Chocorrol actualmente se encuentra detenido en un penal de Tamaulipas Los integrantes de la agrupación del Kombo Kolombia fueron secuestrados en el municipio de Hidalgo, la noche del 24 de enero de 2013 y un día después fueron ejecutados en Mina. Uno de los trabajadores del staff de la agrupación logró escapar de la ejecución y avisó a las autoridades del secuestro y homicidio. Los 17 cuerpos fueron encontrados el 26 de enero en el interior de una noria en un rancho abandonado en Mina, 50 kilómetros al norte de la capital.