Le faltaron "güevos" al juez para decretar la libertad de Hipólito Mora: su abogado

jueves, 20 de marzo de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Eduardo Quintero, abogado del líder de autodefensas, Hipólito Mora, afirmó que al juez que ordenó el auto de formal prisión de su cliente, le faltaron “güevos” para decretar la libertad de su defendido. El juez, abundó, basó su resolución en declaraciones de familiares directos de una de las víctimas, de cuyo asesinato supuestamente Mora fue copartícipe, y en el testimonio de una testigo que, en su opinión, resulta inverosímil. En entrevista con Noticias MVS primera emisión, Quintero señaló que dos hijos de una de las víctimas –no especificó cuál de las dos— y la esposa del mismo, dijeron en su declaración que “creen” que Hipólito Mora fue quien ordenó el asesinato de su familiar. La cuarta testigo, precisó, afirma que en medio de la obscuridad y a 500 metros de distancia --entre cuatro y cinco cuadras— vio y escuchó cuando Hipólito Mora y su gente golpeaban a las víctimas. “Así lo dice textualmente (la testigo), vio y escuchó cuando estaban golpeando Hipólito Mora y su gente a estas dos personas, estado sin luz a obscuras y pese a ello pudo escuchar y ver lo que estaba aconteciendo a cinco cuadras. Un testimonio completamente inverosímil”, sostuvo el abogado. Esas, dijo, fueron las pruebas que tomó en cuenta el juez para dictar formal prisión al líder de autodefensas. “Ayer (jueves) atestigüé el acto más grande de cobardía de parte de un juez en su ejercicio profesional, al dictar un auto de formal prisión a un hombre de la calidad moral de Hipólito Mora. “Con esas pruebas (los testimonios) dicta un auto de formal prisión, indudablemente fue la cobardía de no querer resolver directamente la situación jurídica de Hipólito Mora, lavándose las manos”, sostuvo Quintero. Y no sólo eso: el juez se declaró incompetente para conocer del caso de Hipólito Mora enviándolo a Apatzingán. “Por lo que respecta a la incapacidad, debo decir que estoy de acuerdo, es incapaz pero incapaz mentalmente. “Solamente un incapaz podía considerar que existían pruebas para dictar un auto de formal prisión”, fustigó. Además, dijo que lo responsabilizó por lo que pudiera pasarle a su cliente al pedir su traslado a Apatzingán, considerado el bastión de Los Caballeros Templarios. “Le dije al juez que era un cobarde, un vil, en el momento en que dictó una resolución en la que ponía en peligro la vida de Hipólito al trasladarlo a la ciudad de Apatzingán y enviar el expediente a esa ciudad”, sostuvo Quintero. --¿Piensa que está en riesgo la vida de Hipólito?—preguntó la periodista Carmen Aristegui. --Sí, y yo lo dije también, delante de él. Lo que le pueda pasar a Hipólito Mora es responsabilidad de él y si en un momento, debido a esto pierde la vida Hipólito Mora, lo llevará en su conciencia. --¿Estamos solamente ante un asunto de cobardía? --Claro, si fuera un asunto político también lo diría, si fuera un juez de consigna también lo diría. El abogado fue más allá al sugerir que tampoco cree que el juez sea un hombre honesto “porque no es posible que con un sueldo de juez, que aquí en Michoacán es raquítico, pueda alcanzarle para tener viviendo en España a su hija”. Y remató: “Desafortunadamente nosotros no ofrecimos nada a cambio de la libertad de Hipólito Mora porque no podíamos ofrecer nada por la libertad de un inocente”. Quintero señaló que aún no decide se apelará la resolución del juez o recurrirá al amparo y que lo definirá en las próximas horas.

Comentarios