Narcolaboratorio desmantelado en Guerrero podría pertenecer a "Los Ardillos"

lunes, 24 de marzo de 2014
CHILPANCINGO. Gro. (apro).- El Ejército investiga si el laboratorio de drogas sintéticas localizado el pasado miércoles 19 en el poblado de Tlanicuilulco, municipio de Quechultenango, pertenece al grupo delictivo denominado Los Ardillos, supuestamente liderado por la familia del presidente del Congreso local, Bernardo Ortega Jiménez. Así lo informó el comandante de la 35 Zona Militar, Juan Manuel Rico Gámez, quien reiteró que la banda de Los Ardillos tiene presencia en esa localidad, la misma donde –añadió– fue detenido Celso Ortega Rosas, La Ardilla, el 2 de diciembre de 2008. El presunto delincuente fue liberado y ejecutado tres años después. La Ardilla, padre del diputado local, fue acusado de narcotráfico, así como del secuestro y homicidio de dos agentes federales que realizaban acciones encubiertas en la zona centro de la entidad y cuyos cuerpos calcinados se hallaron en agosto de 2007, destacó entonces la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) federal. En ese tiempo, el secretario de Seguridad Pública estatal, general Heriberto Salinas Altés, destacó que en el municipio de Quechultenango operaba “un minicartelito llamado Los Ardillos” y que su centro de operaciones estaba en el poblado de Tlanicuilulco. Los miembros de ese grupo delictivo que opera de manera impune en la región Centro, donde tiene el control de territorios completos, compusieron un narcocorrido que subieron a You Tube y donde se mofan de la operación federal en contra de su líder, Celso Ortega. "No niega que tiene hijos sagaces y muy matreros, el gusto para las armas y también rolan dinero", dice una de las estrofas del corrido titulado “Celso Ortega”. Ayer, el subprocurador de Justicia en la entidad, Víctor León Maldonado, informó que el pasado miércoles 19 el Ejército desmanteló un narcolaboratorio en el poblado de Tlanicuilulco en el sótano de una vivienda, donde se procesaba droga. En el lugar se decomisaron cuatro autos y poco más de 250 kilogramos de mariguana, así como precursores químicos para elaborar heroína. En la acción castrense no hubo detenidos, sostuvo el funcionario estatal. Entrevistado este lunes en el plaza central de Chilpancingo, el general Rico Gámez informó que en lo que va de este año han desmantelado al menos seis narcolaboratorios en distintos puntos de la entidad, principalmente en el municipio serrano de Heliodoro Castillo. El último hallazgo en Tlanicuilulco fue considerado por el jefe militar como un indicio de que en Guerrero ya no sólo se produce opio, sino que también se ha convertido en un lugar donde se procesa el opiáceo para su exportación a Estados Unidos.

Comentarios