PAN y PRD rechazan iniciativa de telecomunicaciones

lunes, 24 de marzo de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Las dirigencias nacionales del PAN y del PRD desconocieron y expresaron su oposición a la iniciativa de ley secundaria en telecomunicaciones, radiodifusión y ley de inversiones extranjeras presentada este lunes por el Ejecutivo federal al Senado, al considerar que va en contra de lo aprobado y promulgado el 19 de julio de 2013 en la reforma constitucional en la materia. “Es inadmisible” que se desconozcan los avances en la Constitución, que varias facultades del Instituto Federal de Telecomunicaciones –el nuevo organismo regulador– “pretendan ser pasadas al Ejecutivo federal” y que existan “evidentes propósitos políticos” para ir en contra de la reforma constitucional, advirtieron Cecilia Romero, del PAN, y Jesús Zambrano, del PRD. Ambos dirigentes leyeron un breve comunicado conjunto, sin aceptar preguntas, para subrayar su desacuerdo con la iniciativa y llamar al Ejecutivo federal y al PRI a un “nuevo diálogo político” en la materia. “PAN y PRD no aceptarán que la Carta Magna sea violada o reducida” en las leyes secundarias de telecomunicaciones, indicaron los dirigentes de los dos principales partidos de oposición. Los votos de ambas bancadas son necesarios para dictaminar y aprobar en el pleno del Senado esta iniciativa. Al ser consultados al respecto, los dirigentes perredistas, Jesús Zambrano y Guadalupe Acosta Naranjo advirtieron que no se puede iniciar la dictaminación sin el concurso del PAN y del PRD. En la lectura del comunicado conjunto, Cecilia Romero recordó que México es uno de los países “con mayor concentración en ambos sectores”, y esta iniciativa no afecta ni al monopolio en radiodifusión (Televisa) ni al de telecomunicaciones (Telmex), ni considera un modelo de medios públicos moderno. Ambos partidos demandaron una ley “democrática, antimonopólica, cultural y en defensa de las audiencias y de los usuarios”, tal y como se aprobó en la reforma constitucional de 2013. La lectura del comunicado se realizó en un hotel frente a la Alameda capitalina, y se realizó siete horas después de que el Ejecutivo federal presentó formalmente la iniciativa a la Mesa Directiva del Senado, tras un retraso de más de tres meses, ya que desde el 9 de diciembre del año pasado debió haberse presentado.