Michoacán: amenaza de bomba a Catedral y oficinas policíacas baleadas

viernes, 28 de marzo de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- La ola de violencia en Michoacán no cede. A pesar de ser el único estado con una comisión federal para abatir la inseguridad, la delincuencia organizada no da señales de rendición, al contrario. La madrugada de este viernes, hombres armados a bordo de dos camionetas balearon el Centro Estatal de Protección Ciudadana, al poniente de Morelia, y las oficinas de la Dirección de Seguridad Pública, al norte de esa capital, sin que se detuviera a un solo responsable. Ni si quiera los centros religiosos están a salvo. La mañana de este mismo viernes se celebraba una misa en la Catedral de Morelia cuando elementos de Protección Civil arribaron al edificio y alertaron a los presentes sobre una amenaza de bomba. De acuerdo con reportes oficiales, el primer ataque ocurrió a las 4:30 horas de este viernes en el Centro Estatal de Protección Ciudadana, ubicado en la Colonia Tres Puentes, en el poniente de la ciudad. Grupos armados que viajaban en dos camionetas negras dispararon contra el edificio con pistolas y rifles de asalto e hirieron a un policía, aunque no de gravedad. También provocaron daños materiales a seis patrullas. Al momento del atentado, en el edificio se encontraban alrededor de 20 policías ministeriales que investigaban a dos sujetos detenidos por el asalto a una farmacia en la colonia Vasco de Quiroga. Cuando escucharon las detonaciones, buscaron cubrirse porque las balas atravesaron ventanales y paredes, algunas de ellas construidas con tablaroca. Segundos después salieron para hacer frente a los agresores pero huyeron hacia el norte. Media hora después se registró otro ataque a las instalaciones de Bomberos Municipales y a las oficinas de Semaforización de la Dirección General de Seguridad Ciudadana. En el lugar quedaron cartuchos percutidos de fusiles de asalto AK-47, calibre 7.62x39, y de AR-17 calibre .223, por lo que elementos de Peritos de Tránsito del Estado acordonaron el lugar mientras que personal de la Procuraduría General de Justicia se daba cita para efectuar las diligencias correspondientes. Los Bomberos, cuyas instalaciones también resultaron afectadas expresaron su temor porque las balas atravesaron un cajero automático y llegaron hasta la parte alta del edificio donde se encuentran las oficinas administrativas. Tras estos ataques, los agentes ministeriales pidieron apoyo de otros cuerpos policiacos para realizar operativos de búsqueda por distintos puntos de la ciudad. Incluso, los policías de la Secretaría de Seguridad Pública que desde el jueves pasado iniciaron un paro de labores por la falta de pago de viáticos y otras prestaciones, se unieron a la búsqueda a bordo de sus patrullas. En el Periférico Independencia detuvieron a los ocupantes de dos camionetas negras, les pidieron que descendieran con las manos en alto y les pidieron que se tiraran al suelo mientras examinaban los vehículos. Al no encontrar armas al interior de las camionetas los dejaron ir. A la búsqueda también se sumaron agentes federales, elementos de Tránsito del estado, sólo faltó la Policía Municipal. El ambiente de tensión siguió durante las siguientes horas en la capital michoacana. Feligreses que escuchaban misa en la Catedral de Morelia fueron interrumpidos por elementos de Protección Civil quienes les informaron que recibieron un reporte de amenaza de bomba en ese lugar. La irrupción de bomberos, elementos de Protección Civil y reporteros molestó a algunos de los feligreses. Minutos después de revisar el edificio, el director Estatal de Protección Civil, Nicolás Alfaro, informó que no se encontró artefacto explosivo alguno y que todo quedó en una falsa alarma, la tercera en lo que va de este mes. Las otras dos fueron contra el Poder Judicial.