La yunquista Cecilia Romero, nueva dirigente nacional del PAN

lunes, 3 de marzo de 2014 · 22:21
MÉXICO, D.F. (apro).- La exsenadora Cecilia Romero Castillo, militante de El Yunque, se convirtió hoy en la primera mujer en presidir el Partido Acción Nacional (PAN) en 75 años de historia y designó como secretario general a Jorge Ocejo Moreno, otro prominente miembro de la organización semisecreta. Romero asumió la presidencia del PAN tras ser aprobada por el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) la licencia que solicitó Gustavo Madero, quien ayer domingo anunció que buscará la reelección como presidente de ese partido, cuya elección se celebrará el 18 de mayo. Romero Castillo, quien hace tres años contendió contra Madero y en la elección declinó a cambio de la Secretaría General, presidirá el PAN durante los siguientes 90 días y, mientras se desarrolla el proceso interno, garantizó que “desde la dirigencia nacional quedarán a salvo los principios de imparcialidad, institucionalidad y equidad durante la contienda”. Según un comunicado del PAN, en la sesión del CEN Romero aseguró que “promoverá el espíritu de civilidad, diálogo, concordia y camaradería entre los contendientes y se comprometió a ser muy cuidadosa en la conducción del proceso, al lado de la Comisión Organizadora Nacional de la Elección”. Otro de los objetivos de Romero al frente del CEN será invitar y alentar a la militancia para que participe en esta elección y entre sus primeras tareas estará la 22 Asamblea Nacional Ordinaria, en la que se habrá de ratificar a los 270 consejeros nacionales que fueron electos en los estados. Luego de aprobarse la licencia a Madero, Luis Felipe Bravo Mena, expresidente nacional del PAN y miembro también de El Yunque, le tomó protesta a Romero, quien propuso como secretario general a Ocejo Moreno, presidente de la Organización Demócrata Cristiana de América (ODCA). Romero Castillo, de 61 años, ha hecho una carrera en el PAN desde que se convirtió en militante, en 1982. Ha sido dos veces diputada federal y senadora, secretaria general en la presidencia de ese partido de Felipe Calderón. Su única experiencia de gobierno fue cuando Calderón la nombró comisionada del Instituto Nacional de Migración (INM), en diciembre de 2006, hasta que fue despedida tras la matanza de 72 centroamericanos indocumentados en Tamaulipas, en septiembre de 2010. Castillo fue la segunda esposa de Emilio Baños Urquijo, padre de Covadonga Baños Aldavín, quien fue a su vez la primera esposa de César Nava, expresidente nacional del PAN. Enviudó en abril de 2010.