En dos años se verán cambios sustanciales en telecomunicaciones y televisión: IFT

viernes, 7 de marzo de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Los comisionados del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) detallaron que la declaratoria de “agentes económicos predominantes” en contra de Televisa y Telmex-Telcel incluyen un total de 188 medidas, de las que 76 son para el operador de telefonía móvil (Telcel-América Móvil), 63 para telefonía fija (Telmex), 45 para la “desagregación del bucle” (Telmex-Telcel) y cuatro en materia de contenidos (Televisa). Las medidas ordenadas en contra de los dos grandes gigantes “no pueden ser aplicadas de un día para otro”, admitió el comisionado presidente del IFT, Gabriel Contreras. Existe un periodo de 30 días para la revisión después de la notificación y para que se realicen acciones administrativas y de infraestructura, sobre todo, en el caso de Telcel-América Móvil y Televisa. El comisionado Contreras admitió que existe la posibilidad de que estas compañías interpongan amparos, “pero no procede la suspensión” en esta materia, de acuerdo con la reforma constitucional de 2013. Cada dos años habrá una revisión de las obligaciones que se enlistaron en la resolución que fue subida esta noche al portal del IFT. En materia de sanciones, agregó Contreras, se podría llegar a la orden de desincorporación de activos y venta de subsidiarias, en otro proceso. “Este sería el siguiente escalón de medidas, en caso de que no cumplan”, afirmó el presidente del IFT. Varios de los siete comisionados presentes en la rueda de prensa insistieron en que estas medidas para obligar a compartir infraestructura de manera no discriminatoria, junto con la licitación de las dos cadenas nuevas de televisión, “podrán generar cambios sustanciales hasta en dos años”. Los beneficios para los usuarios de redes de telecomunicación y para las audiencias televisivas no se verán de manera inmediata, pero entre los impactos inmediatos están la eliminación de los cargos por roaming nacional en llamadas telefónicas, la obligación de notificar a los usuarios de telefonía vía mensajes de texto las tarifas en cada recarga de prepago, prohibir la venta de servicios de telefonía condicionada o atada a otros, mayor información sobre los servicios, entre otras 15 medidas enunciadas por la comisionada Adriana Labardini. Al “agente económico predominante” en telecomunicaciones también se le imponen medidas para mejorar la interconexión y para la desagregación del bucle o “última milla”. Esto permitirá el ingreso al mercado mexicano de posibles operadores móviles virtuales, tales como la compañía Virgin. En el caso de Televisa se le impusieron cuatro condiciones: permitir el acceso al uso de su infraestructura pasiva; prohibir la transmisión en exclusiva de “contenidos relevantes”, cuya lista se dará a conocer posteriormente por el IFT; prohibir medidas discriminatorias en la contratación de publicidad, y la obligación de retransmisión gratuita de sus señales, en materia de must offer y de must carry. Junto con estas acciones, los comisionados explicaron en rueda de prensa que la licitación de las dos cadenas de televisión abierta digital permitirá mejorar la competencia de contenidos en un plazo de dos años, aunque el despliegue total de ambas cadenas se observará en un lustro, admitió el comisionado Fernando Borjón. De acuerdo con las bases de licitación, publicadas también este viernes 7, Borjón afirmó que la entrega del título de concesión para los dos nuevos jugadores está prevista para enero de 2015. Oficialmente, no se conoce a ninguno de los grupos interesados, pero se espera que a partir de esta semana se inicie el registro y en abril se defina el monto mínimo y se realicen las reuniones con los “potenciales interesados”. El comisionado Adolfo Cuevas insistió en que la licitación de las dos nuevas cadenas se realizará mediante un procedimiento “novedoso y complejo”, que requerirá el análisis también de las propuestas de contenido. Sobra la posibilidad de que se le cambie el título de concesión a Telmex para que participe en la licitación de las dos nuevas cadenas de televisión, Contreras informó que existe un plazo de 60 días para que cualquiera de los concesionarios pueda ir a la figura de la “concesión única”. En ese proceso, la compañía de Slim podría entrar a la licitación.

Comentarios