Dictan formal prisión contra dos acusados de agredir al director de "Noroeste"

jueves, 10 de abril de 2014
MÉXICO, D.F., (apro).- El juez Segundo de Primera Instancia dictó auto de formal prisión contra Rodrigo Alberto Inzunza Ramírez, de 21 años de edad, y Joick Joel Carreón Madrigal, de 18, acusados de la agresión contra el director general del diario Noroeste, Adrián López Ortiz, el pasado miércoles 2. De acuerdo con personal del Juzgado, se encontraron elementos suficientes para iniciar el proceso penal contra los dos jóvenes acusados por la Procuraduría General de Justicia (PGJ) de Sinaloa. El juez dictó el auto de formal prisión por el delito de robo de vehículo con violencia agravado, cometido por dos o más personas, luego de que la PGJ solicitó las órdenes contra los indiciados. Izunza Ramírez y Carreón Madrigal –detenidos el jueves 3 en el poblado de Las Aguamitas, en Navolato, en posesión de dos armas cortas y dos armas largas– están acusados de participar en la agresión que sufrió el director de Noroeste. El tercer involucrado, David Alfonso Leyva Inzunza, está a disposición de la Procuraduría General de la República y también se le ejecutará orden de aprehensión por robo de vehículo y lesiones. Según las acusaciones de la PGJ, el día de los hechos Inzunza Ramírez conducía la camioneta en que circulaban los presuntos responsables del ataque en el que resultó lesionado López Ortiz, y precisó que Carreón Madrigal fue quien amenazó con un arma a la víctima. En su declaración, el pasado lunes 7, los indiciados reconocieron haber estado presentes en la agresión, pero negaron su participación. Ambos aseguraron haber sido intimidados, golpeados, torturados e incomunicados, y subrayaron que después de haber sido detenidos, sin un abogado presente, les hicieron firmar una declaración sin leerla. Dijeron que policías ministeriales los amenazaron para no cambiar la versión consignada ante el juzgado. Según sus dichos, los intimidaron con frases como "amarrarlos de un tanque de gas" y "cortarle los dedos con unas pinzas". Los inculpados señalaron a Carlos Uriel Murillo Morales, El Machucón –quien permanece prófugo, al igual que Benjamín Alejandro Hernández Leal y el menor de edad Christian "N"–, como el responsable del despojo y las lesiones con arma de fuego que sufrió el director del diario Noroeste. El pasado sábado 5, el procurador general de Justicia de Sinaloa, Marco Antonio Higuera Gómez, manifestó que con base en las declaraciones de los tres detenidos por su presunta participación en el ataque contra López Ortiz, quedaba “descartado” que el móvil estuviera relacionado con la actividad periodística. “(Los detenidos) refieren que venían consumiendo drogas, habían tomado pastillas psicotrópicas y su condición en ese sentido le hizo el disparo. Tuvo la oportunidad de poder realizar cualquier otra acción, no la hizo, su disparo solamente fue a las piernas”, dijo el funcionario estatal. Añadió: “Ellos reconocen plenamente la agresión, involucran a los copartícipes y totalmente se descarta que tenga algo que ver con la actividad, incluso señalan que no lo conocían, fue una conducta dirigida al robo de vehículo”. No obstante, el director de Noroeste manifestó que sus atacantes le aseguraron que no lo estaban confundiendo y lo amenazaron con matarlo si no seguía sus instrucciones. “Con toda intención”, subrayó, “uno de ellos me disparó en las piernas”. Detalló que después de dos días de estar en esta ciudad, viajó en el último vuelo que sale de México a Culiacán. Al salir del estacionamiento del aeropuerto, un coche lo alcanzó en un tope, pero luego lo perdió. Minutos después, tras tomar una desviación de su ruta original, el auto lo volvió a alcanzar, pero ahora junto con una camioneta. “Se me cierra la camioneta, se pone delante y el otro carro atrás, de la camioneta descienden dos personas, me encañonan, me empiezan a pegar con las cachas. Me piden que me bajara del carro si no me iban a matar.” López también refirió que uno de los hombres, delgado y moreno, arribó a su auto y le pidió que se subiera atrás: “En ningún momento me pide el carro ni el dinero ni nada y yo le digo que no me subo y que se lleve el carro y eso se vuelve mi monólogo. Le digo ‘me estás confundiendo, no tengo lana, llévate el carro’. Me dice: ‘no te estoy confundiendo, súbete o si no te vamos a matar’”. Agregó: “Me dan una patada, me golpean y me siguen diciendo que me van a matar. Desde la camioneta les gritan ‘ya vámonos’, y entonces uno de ellos me dispara con toda intención en las piernas”.

Comentarios