UNAM a rechazados: se abrieron 50 mil espacios en 15 años

jueves, 10 de abril de 2014
MEXICO, D.F. (abril).- A un día de que la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) diera a conocer que 91.1% de los 126 mil 683 aspirantes a ingresar a esa institución fueron rechazados, tras el primer concurso de selección de 2014, la máxima casa de estudios reprochó las protestas de los excluidos mediante un comunicado de prensa. En el documento, la Universidad Nacional arguye que “ninguna institución educativa del país ha desplegado el esfuerzo” desplegado por la máxima casa de estudios para ampliar su matrícula en educación superior. Y, en cifras, refuta las demandas que se le han hecho. De 1999 a la fecha, expone el comunicado, la matrícula en licenciatura habría aumentando cerca de 50 mil plazas, creciendo su población escolar general de 269 mil a más de 337 mil alumnos a los largo de esos 15 años. También presume que, en particular durante los últimos seis años, precisamente el periodo de gestión del rector José Narro Robles, el incremento de espacios en la UNAM superó los 37 mil lugares. “La Universidad lamenta profundamente que algunos universitarios no reconozcan el enorme esfuerzo realizado durante los últimos 15 años, al tiempo que rechaza categóricamente la conducta de algunos grupos que sólo pretenden obtener provecho de esta situación”, concluye el texto. Consultados por Apro, los voceros del Movimiento de Aspirantes Excluidos de la Educación Superior (MAES) --que el día de ayer, como cada año, se manifestaron desde la explanada de la rectoría en contra de las políticas de exclusión en el sistema educativo público del país-- contestaron que, si bien reconocen los esfuerzos de la UNAM por atender el problema del rechazo, los esfuerzos resultan insuficientes. Explicaron: “Si el aumento a la matrícula que la UNAM señala ha sido posible es porque lo antecede una severa disminución, es decir: En 1969 había 60 mil 640 estudiantes de licenciatura en la UNAM y para 1979 ya eran 154 mil 913; es decir, que en 10 años pudo crecer más del doble. Sin embargo, a pesar de que su presupuesto y capacidad siguieron en aumento, para 1980 la matrícula descendió a 136 mil 554 y en 2001 alcanzó su nivel más bajo con 130 mil 778 estudiantes (24 mil menos que en 1979). Es a partir de esta cifra que comienza la recuperación que la UNAM refiere en su comunicado. Lamentaron, por su cuenta, que a pesar del aumento en su matrícula, de la Universidad Nacional sigan siendo excluidos más de 90% de los aspirantes cada año en las últimas décadas. Y matizaron: “Insistimos en señalar que no consideramos que la solución al problema de la falta de cobertura deba provenir exclusivamente de la Universidad Nacional, pero sí consideramos que las autoridades de la UNAM tienen una enorme responsabilidad en el diseño de estrategias para atenderlo de fondo y en el largo plazo. “Como movimiento estudiantil estamos convencidos de que tenemos mucho que aportar y es por eso que hemos propuesto 8 demandas como agenda para un diálogo que discuta y acuerde mecanismos de cooperación interinstitucionales que busquen resolver el problema de la falta de cobertura. En los 8 años anteriores esta propuesta ha sido ignorada por el conjunto de las autoridades educativas y, en respuesta, sólo hemos recibido respuestas parciales”, manifestó el colectivo que por principio defiende la educación como un derecho, no un privilegio. Por último y a través de su vocera Atzelbi Hernández, el MAES fue claro en mencionar un punto de coincidencia con el comunicado de la UNAM: “Las soluciones y los caminos para alcanzarlas deben atender exclusivamente a las necesidades de los universitarios y la nación en su conjunto, siempre por encima de los intereses de cualquier grupo”, fueron sus palabras.

Comentarios