Vinculan en NL a choferes de autotransporte con redes de trata de blancas

domingo, 13 de abril de 2014
MONTERREY, N.L. (proceso.com.mx).- Choferes de la empresa de autotransporte Frontera-Estrella Blanca están colaborando con redes de tratantes de blancas, secuestrando mujeres y entregándolas a los criminales por un pago de 30 mil pesos, denunciaron representantes de Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos (Cadhac). Consuelo Morales, directora de Cadhac; el abogado Alejandro Sánchez y Jaqueline Campbell, asesora de la Organización, presentaron dos casos de mujeres jóvenes que fueron víctimas de los operadores de la línea Frontera-Estrella Blanca. La organización defensora de derechos humanos enfatizó que uno de los casos fue denunciado ante la Procuraduría General de Justicia de Nuevo León desde el 7 de enero, pero que hasta el momento no se ha actuado contra los responsables. La denuncia que se presentó ante la Procuraduría de Nuevo León detalla que la madrugada del 5 de enero pasado una mujer joven, de la cual se omiten sus datos, fue abusada sexualmente y secuestrada por un chofer llamado Jorge Hernández, quien conducía el autobús número 7277 de la línea Frontera-Estrella Blanca. La mujer había tomado un camión en Huejutla, Hidalgo rumbo a Monterrey, donde labora como empleada doméstica. En un tramo de la carretera, el autobús se “descompuso” y la joven fue subida al vehículo que conducía Jorge Hernández y un acompañante. Minutos antes de llegar a la ciudad de Linares, Nuevo León, Hernández le pidió a la joven que se bajara porque adelante había inspectores y ella no pertenecía a ese autobús, por lo que lo iban a multar. Para no abandonarla en medio de la carretera, le ofreció esconderla en el camarote donde duermen los operadores. La joven aceptó y el chofer se metió con ella. Posteriormente le quitó su celular y buscó fotos de la joven para mandarlas por mensaje a otro teléfono móvil. Durante el trayecto la golpeó y abusó sexualmente de ella. Al llegar a Monterrey, el destino del autobús, no la dejaron bajar del camarote y se la llevaron secuestrada rumbo a Nuevo Laredo. La mujer escuchó a Hernández presumir que por esos traslados gana hasta 30 mil pesos. Los choferes la soltaron cuando se enteraron que dos de sus familiares, que son militares, la estaban esperando en Monterrey. Luego la bajaron en una tienda de conveniencia que tiene cámaras de seguridad. El video ya está en manos de la Procuraduría de Nuevo León. Las dos víctimas relataron que conocen a otras amigas que viajan de Hidalgo, San Luis Potosí y Veracruz a Monterrey que también han sufrido el acoso de operadores de esa línea de transportes. Las redes de trata de blancas están trayendo a Monterrey y a la frontera con Estados Unidos un promedio de 300 mujeres jóvenes por mes, según un estudio de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL). “Estamos haciendo una investigación financiada por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) sobre la explotación sexual y tráfico de mujeres en la región del norte de México”, dijo a Proceso el investigador Arum Kumar, quien dirige el estudio de la UANL. “Hemos encontrado que cada año son traficadas 10 mil mujeres a nivel nacional para el comercio sexual”, mencionó Kumar, investigador de origen hindú. Afirmó que en la zona metropolitana de Monterrey descubrieron que la mayoría de las mujeres que llegan a la ciudad vienen del centro y sur y son traídas por las mafias con engaños de que les van a conseguir empleo. “Estamos detectado que los enganchadores les llevan a sus pueblos fotografías donde les muestran que Monterrey es una ciudad de primer mundo, les enseñan imágenes del municipio metropolitano de San Pedro Garza y les dicen que ahí van a trabajar con un sueldo de entre 50 y 100 dólares diarios”, precisó Kumar. Aseguró que una vez que llegan a la ciudad, las mujeres descubren que fueron engañadas para trabajar en burdeles y prostíbulos, por lo que la mayoría prefiere regresar a sus pueblos, así que son amenazadas y sometidas a todo tipo de violencia, física, sexual y psicológica para que se queden. Mencionó que los traficantes han descubierto que Monterrey, la metrópoli más grande del norte del país, es un muy buen destino para el turismo sexual por la cercanía con Estados Unidos. A la mayoría de estas mujeres las traen de estados como Veracruz, Puebla, Guerrero, Chiapas, San Luis Potosí y Zacatecas aunque también encontraron de Coahuila, Tamaulipas y Sonora.

Comentarios