Asalto a "La Bestia", por disputa entre Los Zetas y Cártel del Golfo: Solalinde

lunes, 21 de abril de 2014
OAXACA, Oax. (apro).- Alejandro Solalinde, coordinador de la Pastoral de Movilidad Humana Pacífico Sur, consideró que el más reciente asalto a La Bestia, que dejó cuatro muertos y tres heridos, pudo originarse en un ajuste de cuentas entre grupos del crimen organizado por el cobro de cuotas a migrantes centroamericanos. Luego de quedar al descubierto que entre los fallecidos y lesionados se encuentran involucradas varias personas de Chiapas y un hondureño, lo que sale a relucir, señaló el religioso, es que “al parecer un grupo estaba cobrando la cuota a los migrantes y el otro cártel se inconformó, y de ahí vino la agresión”. El fundador del albergue Hermanos en el Camino destacó que lo que han observado es que la ruta de La Bestia se la están disputando el Cártel de Golfo (CDG) y Los Zetas para cobrar cuotas a los indocumentados que viajaban en el techo del tren de carga. “A juzgar por los hechos, uno de ellos, un moreno catracho y otras personas, estaban juntos al parecer cobrando cuotas, y eso ocasionó que el grupo opositor, los Maras, agarraran parejo y los ultimaran”. La agresión a migrantes se registró el miércoles 16 cerca de las 15:00 horas, justo cuando La Bestia atravesaba el municipio oaxaqueño de Reforma, con rumbo a Ixtepec. Por lo pronto, la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJ) “está investigando, sin embargo, hay mucho hermetismo respecto de la detención que realizó la policía estatal”. Lo cuestionable, apuntó el sacerdote católico, es que “en el territorio de Oaxaca no hay protección para los migrantes, en contraste con el estado de Chiapas, donde sí protegen al migrante, pero entrando aquí, por Corazones, Chahuites, Anonas, Reforma o Las Palmas, ahí sí pasa de todo: asaltos, secuestros o hasta crímenes”. Solalinde Guerra pidió al secretario estatal de Seguridad Pública, Alberto Esteva Salinas; al procurador Héctor Joaquín Carrillo, y al gobernador Gabino Cué poner más atención en la protección de los migrantes. La PGJ inició indagatorias en torno del homicidio de cuatro migrantes y tres personas lesionadas reportadas como graves. En el ataque resultaron lesionados los chiapanecos Juana Velázquez Roque, de 36 años y originaria de Cintalapa; Pablo López Méndez, de 20, de Tapachula, y Francisco Javier Solórzano López, también de Tapachula y de 32 años. A cinco días del atentado que dejó cuatro muertos, únicamente ha sido identificado el cadáver del chiapaneco Carlos Valentín Villalobos Gordillo, originario de Tapachula, quien recibió impactos por proyectil de arma de fuego. Las tres víctimas restantes aún no han sido identificadas porque se está a la espera de que familiares los reclamen, aunque en uno de los casos se logró establecer que se trata de un hondureño, cuyo cuerpo fue levantado en el paraje El Cidar, en San Francisco Ixhuatán.

Comentarios