Pronostican caída en producción alimentaria para este año

lunes, 21 de abril de 2014

MÉXICO, D.F. (apro).- La Coordinadora Nacional Plan de Ayala-Movimiento de Liberación Nacional (CNPA-MLN) pronosticó un sensible decaimiento en la producción alimentaria este año, en parte por la sequía que ha impedido que se cultiven 1.2 millones de hectáreas de riego y en parte porque el 40% de las 22 millones de hectáreas cultivables no se fertilizarán.

Francisco Yasser Chew Plascencia, miembro de la Comisión Ejecutiva de la agrupación campesina, sostuvo que el negocio de la producción, procesamiento y abasto de alimentos en el país continuará en manos de empresas transnacionales del sector agroalimentario y agroquímico como Monsanto, Dupont, Cargill y Nestlé, así como Coca Cola-FEMSA, Pepsico y los monopolios de la alimentación nacionales como Maseca, Bimbo y Gamesa.

“A partir del 2007, resultado del cambio climático y la especulación comercial, los precios de los alimentos aumentaron en 35%, por lo que nuestro país ha sido afectado gravemente en su capacidad de consumo, debido a la enorme dependencia del mercado internacional y ante la falta de producción nacional, agravando la pobreza y el hambre”, lamentó.

Por otro lado, Chew Plascencia afirmó que el encarecimiento y escasez de los alimentos que afectan a la sociedad mexicana tienen que ver con la política económica que desde 1982 desmanteló paulatinamente la base productiva del campo.

Además criticó que la Cruzada Nacional contra el Hambre –promovida por la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol)– en el fondo sea asistencialista, ya que se ha limitado a plantear un esquema de focalización y concentración de los programas sociales en 400 municipios y localidades rurales y urbanas en pobreza alimentaria para atender a 7.4 millones de personas en esta situación.

“Esta acción gubernamental olvida que la pobreza tiene raíz en factores estructurales de política económica, sector agroalimentario y medio ambiente, mezclados con los de desigualdad social”, agregó.

El miembro de la CNPA-MLN destacó que de los 112 millones de mexicanos, 52 millones (46.3%) vive en pobreza y de éstos, 22 millones (19.4%) están en pobreza alimentaria.

“Esto quiere decir que la llamada Cruzada Nacional contra el Hambre solo pretende atender a menos de una tercera parte de la gente que en este momento no alcanza a cubrir la ingesta calórica necesaria”, expuso el dirigente.

El escenario es peor: En México se cultivan alrededor de 22 millones de hectáreas para la producción de alimentos; de éstas, sólo tres millones son de riego y el resto, de temporal. Además, cerca de ocho millones se dedican a la producción de maíz y un millón y medio a la de frijol.

“Hay un estancamiento de la inversión y ampliación de la infraestructura hidroagrícola, además por la sequía proyectada para este año se calcula que sólo podrán cultivarse 1.8 millones de hectáreas en los distritos de riego debido a la falta de agua”, explicó. En el caso del fertilizante, actualmente de los cuatro millones de toneladas que se ocupan, se importa 60% básicamente por Dupont. Esta situación ha ocasionado que a partir de 2008 --año en que se incrementó el precio internacional del petróleo--, se dispararan los precios elevando a su vez los costos de producción agrícola. Para Francisco Yasser Chew Plascencia, esto es aún más grave considerando que 40% de las 22 millones de hectáreas de superficie que se cultivan no se fertiliza, lo que incide de manera negativa en la productividad y los volúmenes de las cosechas. Por esta razón, consideró que la recuperación de la capacidad de producción de fertilizantes por parte de Pemex es fundamental, sobre todo, en la aplicación de tarifas preferenciales en materia eléctrica para la operación de pozos e infraestructura hidroagrícola y subsidio al diesel agropecuario para la producción y transporte.

Comentarios