La Iglesia deslinda a Juan Pablo II de las tropelías de Maciel

martes, 22 de abril de 2014
MÉXICO, D.F., (apro).- El sacerdote Slawomir Oder, quien encabeza el proceso de canonización de Juan Pablo II, aseguró que no hay una sola prueba de que Karol Wojtyla tuviera "participación personal" en el escándalo de los Legionarios de Cristo, a pesar de que algunos de sus colaboradores eran cercanos a Marcial Maciel. Se analizaron todos los documentos y estos exoneraron al pontífice, aseguró el abogado durante un encuentro con la prensa internacional en El Vaticano. "Sin entrar en detalles puedo decir que la investigación se realizó con el deseo de aclarar todo y afrontar cada uno de los problemas que se iban presentando", indicó Slawomir Oder, según un cable de la agencia Notimex. "(Sobre Maciel) se hizo una investigación, se estudiaron los documentos a disposición y la respuesta fue muy concreta: no existe algún signo de involucramiento personal del santo padre en este caso", agregó el sacerdote. El caso del cura mexicano Marcial Maciel Degollado, a quien se señaló como pedófilo y drogadicto, con una vida espiritual cuestionable, ha sido el centro de atención de diversos grupos contrarios al reconocimiento como santo de Juan Pablo II, quien alentó y promovió la obra de los Legionarios de Cristo durante su pontificado. Mientras eso ocurría varios exseminaristas de la congregación denunciaron públicamente al fundador por abusos sexuales, cometidos cuando ellos eran menores de edad, subraya el cable. Una investigación eclesiástica, concluida durante el pontificado de Benedicto XVI, estableció que Maciel fue culpable no sólo de abusos, sino también de otros actos inmorales. Pero el caso de los Legionarios no fue la única voz contraria al reconocimiento de la santidad de Karol Wojtyla que fue tomada en cuenta durante el proceso. Según explicó Oder, al inicio de la causa se publicó un edicto en el que se invitó a todas las personas que tuviesen material o conocimiento de los hechos, a dar su propia contribución. "En el curso del proceso recibimos algunas voces contrarias, desde la izquierda de la Iglesia, la Teología de la Liberación, que criticaba algunas presuntas actitudes conservadoras del Papa, algunas opciones teológicas", precisó el sacerdote polaco. Añadió: "Desde la otra parte tuvimos observaciones críticas de parte de los ambientes más cercanos a monseñor Lefebvre, desde donde se recriminaba al Papa demasiada apertura y liberal". También lamentó que en días anteriores se publicaran en un diario italiano las declaraciones del cardenal Carlo Maria Martini, exarzobispo de Milán, las cuales fueron interpretadas en una clave de oposición al reconocimiento como santo de Karol Wojtyla. "Es una clave de lectura injusta y no verdadera. Yo pienso que estas palabras se deben interpretar en una discusión mucho más amplia. No debemos olvidar que justamente el cardenal Martini calificó a Juan Pablo II el padre espiritual de la humanidad", apuntó el sacerdote polaco.

Comentarios