Investiga el FBI a Citigroup por fraude en Banamex

jueves, 3 de abril de 2014 · 14:19
MÉXICO, D.F., (apro).- El diario The New York Times (NYT) reveló este jueves que el Buró Federal de Investigaciones (FBI) y la oficina del fiscal de Estados Unidos en Manhattan, Preet Bharara, abrieron una investigación para saber si fueron fallas en los controles internos de Citigroup lo que contribuyó al fraude de 400 millones de dólares en Banamex. En febrero pasado, Citigroup reveló que había descubierto préstamos fraudulentos por la cantidad mencionada en su filial mexicana, y dijo que algunos empleados podrían haber estado involucrados en el ilícito. El fraude, detalla el diario, fue cometido por la empresa mexicana Oceanografía, que ha sido vinculada a los hijos de Martha Sahagún y el expresidente Vicente Fox Quesada. Los investigadores buscan evidencia sobre si Banamex fue a la vez víctima y habilitador del fraude. Hasta ahora se señala a un empleado del banco en México, pero se investiga que hubo otros involucrados en las oficinas de Estados Unidos, puntualiza el NYT. El desfalco, añade, se hizo utilizando documentos falsificados que servían como garantías. Dichos documentos son contratos que la empresa Oceanografía tenía con Petróleos Mexicanos (Pemex). La decisión del FBI y de los fiscales para abrir una investigación formal –un movimiento que no se ha informado anteriormente–, dice The New York Times, ha dibujado ahora un crimen cometido fuera de las puertas de Citigroup y representa otro revés para el banco. “Los fiscales también tienden a sopesar si un episodio fue aislado o ilustrativo de un problema más amplio. En el caso de Banamex, el fraude fue el último de una serie de ofertas de préstamos cuestionables para la unidad de Citigroup”, apunta. Subraya: “Los empleados del banco dicen que Banamex, que representa el 13% de los ingresos de Citigroup, opera bajo el mismo nivel de supervisión que cualquier otra rama del negocio. Pero otros en el interior del banco afirman que la unidad mexicana siempre ha tenido algún grado de autonomía frente a Nueva York”. E incluso si Oceanografía defraudó Citigroup, y el fraude fue de hecho un “incidente aislado”, como ha dicho el banco, Citigroup podría haber carecido de los controles adecuados para frustrar el plan en sus inicios, sostiene The New York Times. La semana pasada, la Reserva Federal rechazó el plan de Citigroup para aumentar su dividendo, avergonzando al banco al poner en duda la fiabilidad de sus proyecciones financieras. El escrutinio coincide con el reciente anuncio de Citigroup que se enfrenta a una investigación independiente de los fiscales federales en Massachusetts. Los fiscales en ese caso están examinando si el banco carecía de garantías adecuadas para evitar el lavado de dinero de clientes, derivadas de sus sospechas de que los recursos del narcotráfico estaban fluyendo a través de una cuenta en el banco. Por su parte, Citigroup ha dicho que ha trabajado con las autoridades mexicanas "para iniciar acciones penales" que pueden permitir que se recupere parte del dinero que falta. El pasado 10 de marzo, el procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, informó a legisladores que la indagatoria en contra de Oceanografía habría detonado a partir de una denuncia que interpuso Banamex ante el Ministerio Público en Tabasco por la sustracción de documentos. La Procuraduría General de Justicia de esa entidad remitió el expediente a la PGR y se ubicó como probable responsable de la desaparición de documentos al cajero Erick Cervantes Murillo, empleado de una sucursal de Villahermosa donde se tramitaron créditos irregulares. De acuerdo con fuentes ministeriales, existe ya una orden de localización y presentación en contra del empleado bancario, para que declare en torno de las operaciones sospechosas en que incurrió. Además, la PGR investiga la posible complicidad o negligencia de otros empleados en sucursales donde se han tramitado créditos en favor de Oceanografía y que se ubican por lo menos en Tabasco, Campeche, Veracruz y Querétaro. De acuerdo con la denuncia que interpuso Banamex ante la PGR, fueron más de 585 millones de dólares los que se otorgaron a Oceanografía, de los cuales cerca de 400 millones fueron facilitados con documentos que eran estimaciones infladas de pagos de servicios con Pemex. Para esclarecer toda esta cadena de irregularidades y a posibles responsables, la PGR, a través de la Unidad Especializada en Análisis Financiero y de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), en coordinación con la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), tiene en curso varios peritajes contables.