Denuncian que líder de autodefensas en Yurécuaro fue torturado y permanece incomunicado

miércoles, 9 de abril de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Enrique Hernández, líder de autodefensas de Yurécuaro, Michoacán, y uno de los 19 detenidos el pasado 31 de marzo por el asesinato del presidente municipal de Tanhuato, Gustavo Garibay, fue detenido con engaños y torturado en la cárcel, denunció su esposa Guadalupe Hernández. La violación a sus garantías individuales fue incluso confirmada por la Comisión Estatal de los Derechos Humanos en Michoacán (CEDH). Según Lorenzo Corro, director de orientación legal y quejas, personal y el médico adscrito al organismo estatal, Enrique Hernández presenta signos de tortura que son coincidentes con su relato. “Primero escuchamos el relato del señor Enrique, luego personal médico de la Comisión constató que las lesiones son coincidentes con los rasgos de tortura que refiere”, dijo Corro en entrevista con Radio Fórmula. Además, indicó que, de acuerdo con el relato del líder de autodefensas, habrían sido policías ministeriales quienes le infringieron las lesiones. Corro dijo que la comisión tiene pruebas de lesiones alrededor del cuello, las vías respiratorias y el oído interno de Hernández Saucedo. Su esposa afirmó que, desde la detención, no ha podido hablar con él porque lo tienen incomunicado; “me dicen que no hay visitas para él, no hay llamadas”. La esposa del líder comunitario, Guadalupe Hernández, rechazó que su compañero, a quien las autoridades identifican como el autor intelectual del edil de Tanhuato, haya participado en el crimen y relató, en entrevista con Noticias MVS primera emisión, cómo fue detenido. Policías estatales y ministeriales, dijo, visitaron el pueblo, se pusieron camisetas de autodefensas y el 29 de marzo le dijeron a la gente de autodefensas que habría un operativo “importante” contra el crimen organizado pero “fue una trampa, porque los citaron para desarmarlos”, acusó la mujer. La detención fue realizada por las policías ministerial y estatal, por órdenes al parecer, dijo, del comisionado para la Seguridad en la entidad, Alfredo Castillo. “Lo que pasa es que este señor Castillo está haciendo cosas para detener a los líderes de autodefensas. También a Hipólito Mora lo detuvieron acusado de asesinato”, argumentó. Según la esposa del líder de autodefensas, el control que ejercía el grupo en la zona fue el detonante de la detención. Comentó que su esposo ya llevaba dos meses de haberse levantado, que fue federal de caminos, y estaba bien preparado. “Habían logrado bajar los delitos, el comercio en la zona ya estaba creciendo”, afirmó. Su esposo, aseguró, era amigo del alcalde de Tanhuato, e incluso éste pidió a las autodefensas que se quedaran en su municipio para evitar la presencia del crimen organizado. Por ello sostuvo que las supuestas pruebas presentadas contra su marido –mensajes de texto que lo involucrarían directamente en el asesinato del edil– no pueden ser contundentes y pudieron ser fabricadas. “Para eso el gobierno se pinta solo”, dijo. “Mi esposo fue torturado, antes de ir al penal. Va a perder el oído izquierdo, le quemaron los testículos. Lo dejaron con lagunas mentales. Ya fue certificado… Quedó con lagunas mentales”, acusó Guadalupe Hernández.

Comentarios