Repudian reformas de Peña en protestas obreras en el país

jueves, 1 de mayo de 2014
MEXICO, D.F. (apro).- Con reproches a la política laboral y las reformas estructurales impulsadas por el presidente Enrique Peña Nieto y en medio de enfrentamientos con la policía y amagos de huelgas transcurrieron hoy los desfiles conmemorativos del Día del Trabajo en diferentes plazas del país. En el estado de Veracruz, el magisterio disidente obligó a funcionarios del gobierno de Javier Duarte a abandonar intempestivamente el templete instalado en el zócalo de Xalapa para refugiarse en el palacio de gobierno. “Duarte traidor vendiste al profesor” y “viva México sin PRI” corearon una y otra vez los maestros y trabajadores de sindicatos independientes. Durante la marcha, lanzaron consignas en contra de la Ley General de Educación, repudiaron al gobierno de Duarte y criticaron las reformas hacendaria y laboral de Peña Nieto. Antes de que los manifestantes llegaran al zócalo, el subsecretario de Gobierno, Marlon Ramírez, dio la orden a los servidores públicos instalados en el templete de refugiarse en la sede de gobierno que estuvo fuertemente custodiado por policías estatales. Duarte y los líderes de organizaciones afines al PRI (CNC, CROC, CTM, Liga Agraria y demás) se habían retirado dos horas antes. En el estado de Chihuahua, los trabajadores independientes realizaron una marcha alterna en la que protestaron contra la llamada “ley Peña-Televisa” y censuraron el clima de represión que afecta al país. Hubo grupos que llevaron planteamientos concretos, como un grupo de trabajadores del sector salud que, en pancartas, pidieron la destitución de su líder Rigoberto Machado, a quien acusan de cometer fraudes, y vender plazas de trabajo. “Sr. Gobernador: así como nos liberó de la inseguridad, ayúdenos a liberarnos de Rigo Machado”, “Rigo: ¿y el Deportivo?”, “Rigo: en seis meses no se hace lo que no hiciste en seis años”, se leía en las pancartas. Los telefonistas mostraron mantas en contra de la ley secundaria en materia de telecomunicaciones, ya que es inequitativa y atenta contra la viabilidad económica de su trabajo. El grupo se nutrió con integrantes del Frente Democrático de Comunicación, conformado por jóvenes, amas de casa y profesionistas, usuarios todos de las redes sociales. A la marcha se sumaron taxistas, electricistas, maestros de Resissste, y simpatizantes de Morena, quienes censuraron la política laboral y económica del gobierno de Peña Nieto. En Baja California, trabajadores del Sindicato Estatal de Trabajadores de la Educación emplazaron a huelga para el próximo 21 de mayo, en demanda de aumento salarial, entre otras prestaciones. El dirigente estatal del SETE, Agustín Morales Osuna, anunció durante el desfile que tiene el propósito de cerrar planteles escolares ante la falta de voluntad del gobierno de Baja California para cumplir con sus demandas. Uno de los principales desencuentros en este conflicto magisterial es los movimientos de plazas, donde el SETE exige que aquellas ocupadas por sus agremiados sean sustituidas por sus propuestas, pero el SNTE se opone porque considera que a esta organización gremial le corresponde todo movimiento administrativo. Otro desencuentro es la titularidad de las Condiciones Generales de Trabajo que ambas organizaciones reclaman como propias y, por ende, con quienes la autoridad está obligada a reconocer como único interlocutor en términos laborales y más allá de los políticos. También subyace la ausencia de toma de nota de la sección 37 del SNTE desde 2006 en los tribunales laborales de esta entidad. Alrededor de 500 maestros y personal de apoyo se manifestaron en el desfile obrero pero arreciaron sus protestas al descubrir que se encontraban en el presídium representante del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE). El SETE surgió hace ocho años como una escisión de la sección 37 del SNTE, luego de un conflicto generado por la elección del dirigente seccional ante la presencia de Elba Esther Gordillo Morales en el Casino de Mexicali. La dirigencia magisterial desconoció el triunfo del profesor Héctor Lara en contra del candidato oficial Gregorio Carranza, lo que marcó la división de los maestros estatales bajacalifornianos: Gordillo Morales nombró a uno de sus incondicionales que residía en Zacatecas para dirigir temporalmente a la sección sindical bajacaliforniana y se creó el SETE con Lara Moreno al frente. El SNTE presentó denuncia penal contra Lara Moreno por fraude en los fondos magisteriales que lo llevó a estar en prisión en 2008, durante un periodo de nueve meses cuando fue exonerado junto con Carlos Castro. Los setistas dijeron ser los primeros presos políticos en el gobierno del panista Guadalupe Osuna Millán, quien llegó a la gubernatura por la coalición PAN-PANAL, la cual se mantiene hasta la actualidad. Lara Moreno murió en agosto de 2012 por complicaciones de cáncer en el estómago. En Quintana Roo, el desfile estuvo marcado por un enfrentamiento entre priistas y maestros en la capital y en Cancún. Estos incidentes obligaron al gobernador Roberto Borge y al presidente municipal de Cancún, Paul Carrillo, a retirarse antes de que concluyera la parada obrera. Al pasar ante el presídium, maestros disidentes del SNTE se detuvieron y gritaron al edil priista “represor”, en alusión a los hechos registrados el pasado 14 de octubre, cuando granaderos de la Policía Preventiva Municipal (PPM) los desalojaron a golpes y con gases lacrimógenos de la plaza de la Reforma, donde mantenían un plantón en protesta por la reforma educativa. Los gritos de protesta trataron de ser sofocados por la música interpretada por una banda de guerra integrada por jóvenes de educación media superior. También patrullas del cuerpo de Bomberos y de Protección Civil hicieron sonar sus sirenas. La situación se salió de control cuando un grupo de priistas y afiliados al Sindicato de Taxistas Andrés Quintana Roo confrontaron y arremetieron a golpes contra a los profesores. En Chetumal, policías evitaron que maestros llegaran al Palacio de Gobierno y, en medios del jaloneo, el gobernador Borge abandonó el desfile. En Colima, el desfile terminó en zafarrancho entre policías y trabajadores de la Universidad de Colima, quienes protestaron por la falta de transparencia en el manejo del fondo de pensiones de la institución educativa. Los hechos ocurrieron afuera del Palacio de Gobierno, cuando desfilaba el contingente oficial del Sindicato Único de Trabajadores de la Universidad de Colima (SUTUC) —encabezado por el rector, José Eduardo Hernández Nava, y el dirigente sindical, Luis Enrique Zamorano Manríquez— mientras que los agentes, uniformados unos y otros vestidos de civil, replegaron a empellones al grupo de universitarios disidentes, que a un costado de la calle coreaban sus demandas. Esta situación provocó una gresca junto al campamento en donde los inconformes mantienen un plantón y siete miembros del SUTUC se encuentran desde el martes 29 en huelga de hambre. Mientras esto ocurría en la calle, el gobernador Mario Anguiano Moreno se encontraba en el balcón central del Palacio de Gobierno, desde donde volteaba la mirada hacia otro lado y sonriente saludaba al contingente universitario. Al final del desfile, Leonardo Gutiérrez, uno de los huelguistas, anunció que el ayuno continuará hasta que haya respuesta a las demandas de cumplimiento de un acuerdo firmado hace más de un año, con el gobernador como testigo, mediante el cual el rector se comprometió a respetar el reglamento y el contrato colectivo en el manejo de los recursos del Fosap. El rector Eduardo Hernández Nava dijo ser respetuoso de las manifestaciones y señaló que a pesar de “las provocaciones” de los trabajadores disidentes, los integrantes del contingente universitario oficial no respondieron y “se mostró la unidad de la clase trabajadora universitaria”. (Con información de Noé Zavaleta, Patricia Mayorga, Antonio Heras, Sergio Caballero y Pedro Zamora)

Comentarios