Obispos informan al Papa sobre violencia en México

lunes, 12 de mayo de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Los obispos mexicanos iniciaron hoy la llamada visita Ad Limina, la cual consiste en encuentros personales y privados con el Papa Francisco, a fin de informarle sobre la situación de violencia e inseguridad que se vive en México, y también sobre situación de la Iglesia en el país. Programada del 12 al 31 de mayo, la visita Ad Limina arrancó hoy con el encuentro, en el Palacio Apostólico del Vaticano, entre el pontífice y un grupo de obispos de la zona centro de México. Jorge Bergoglio se reunió hoy con el cardenal Francisco Robles Ortega, arzobispo de Guadalajara y presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM); Juan Humberto Gutiérrez Valencia, obispo de Aguascalientes; Gonzalo Galván Castillo, de Autlán; Rafael León Villegas, de Ciudad Guzmán; Marcelino Hernández, de Colima; Felipe Salazar, de San Juan de los Lagos; Luis Artemio Flores, de Tepic; y Ramón Castro Castro, obispo de Cuernavaca y coordinador de la visita. Cada obispo informó personalmente al Papa sobre la situación que vive su respectiva diócesis, tanto en lo social como en lo pastoral. De ahí que, en el aspecto social, los prelados mexicanos le irán exponiendo al pontífice sobre el problema de la violencia por el narcotráfico, el desempleo, la pobreza, la marginación y la falta de oportunidades laborales y educativas para la juventud mexicana. En total, serán 91 obispos titulares quienes le informarán al pontífice sobre estos problemas. Lo harán en grupos de aproximadamente 10 prelados, y durante nueve sesiones realizadas en distintos días, para que así el pontífice pueda escuchar la exposición verbal de cada uno de ellos, según comentó monseñor Castro Castro, coordinador de la visita (Proceso 1948). Los obispos de la región centro del país serán los primeros que se reúnan con el Papa, del 12 al 17 de mayo. Después vendrán los de la región sur, del 19 al 24. Y por último los de la región norte, del 26 al 31.    Como “un encuentro histórico” calificó Castro a esta visita Ad Limina, ya que –agregó— este tipo de encuentros se realizan desde hace siglos, pero “esta será la primera vez que los obispos mexicanos nos reunamos con un Papa de América Latina”. También señaló que los obispos que abordarán con el Papa el tema de la violencia serán los titulares de las diócesis que padecen mayor inseguridad: como la de Apatzingán, Acapulco, Chihuahua, Gómez Palacio, Nuevo Laredo, Matamoros y Cuernavaca, entre otras. En el marco de la visita, el próximo lunes 19 el Papa se reunirá con todos los obispos mexicanos en pleno, no solo con los titulares de cada diócesis, sino también con los auxiliares, coadjutores y eméritos. El encuentro –al que asistirán unos 150 obispos del país– se realizará en un amplio salón del Palacio Apostólico. Se espera que, ese día, el Papa emita un mensaje en el que condenará el clima de inseguridad y de violencia que actualmente se padece en México. Aparte de sostener reuniones con el pontífice, los obispos mexicanos tendrán encuentros con los prefectos de las congregaciones de la curia romana, para informarles sobre la situación de sus respectivas diócesis respecto a vocaciones sacerdotales, trabajo pastoral, movimientos laicales, cuestiones litúrgicas y demás aspectos religiosos. Antes de reunirse con el Papa y con la jerarquía vaticana, cada obispo mexicano envió a Roma un informe escrito sobre su desempeño en su respectiva diócesis, el cual está siendo analizado por el Vaticano. La visita Ad Limina –cuyo significado en latín es “a los sepulcros”– incluye una visita a las tumbas de San Pedro y San Pablo, fundadores de la Iglesia católica.  

Comentarios