Aprueba Senado reforma electoral; apuntala al INE y amplía tiempos en radio y TV

miércoles, 14 de mayo de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Por 113 votos a favor, siete en contra y ninguna abstención, el Senado aprobó las leyes secundarias de la reforma político electoral que configuran al nuevo Instituto Nacional Electoral (INE). De esta forma, el INE asumirá funciones de los organismos estatales, adopta un nuevo modelo de fiscalización para los gastos de los partidos, incluye la obligación de dos debates presidenciales televisados e incrementa el tiempo de acceso a la radio y la televisión, prohibiendo la adquisición por vía directa o terceras personas de información presentada como publicidad. En el debate que inició hasta la tarde, los legisladores incluyeron 81 cambios de última hora que incorporaron las cuatro comisiones dictaminadoras. En la mayoría de los casos se trató el tema de sumar a los candidatos independientes en el acceso a la radio y televisión, e incrementar de 18 a 30 minutos diarios en todas las estaciones el acceso en épocas de precampañas. En la discusión, en lo particular, los legisladores se reservaron 74 artículos de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales (LGIPE), que sustituirá al Cofipe. También abordarán cambios particulares a la Ley de Partidos Políticos. Durante el posicionamiento, el senador Alejandro Encinas, del PRD, afirmó que esta ley fue resultado de 80 días de negociaciones que fueron por “un largo y sinuoso camino”, cuyo punto de partida se basó en “dos visiones del modelo electoral”. De acuerdo con Encinas, presidente de la Comisión de Estudios Legislativos Primera y uno de los negociadores más importantes en este proceso, se enfrentó la visión de un “centralismo desmedido” en las funciones del nuevo INE frente a la “feudalización” de los procesos electorales. El punto de partida, admitió, fue “eliminar el secuestro que los gobernadores tenían respecto de los órganos electorales”. A su vez, la senadora del PRI, Cristina Díaz, destacó la conformación del INE y de los nuevos Organismos Públicos Locales Electorales (OPLES), mismo que sustituirán a los institutos estatales electorales. De acuerdo con Díaz, presidenta de la Comisión de Gobernación, esta reforma propiciará “un piso parejo” en las contiendas. Además, destacó la obligación de que existan dos debates televisivos durante la contienda presidencial, así como “una fórmula más justa” en el prorrateo. Justamente el prorrateo de los gastos de campaña fue uno de los temas que ocupó las últimas negociaciones en la mañana y mediodía de este miércoles. Así, los partidos sólo podrán prorratear los gastos genéricos de campaña, entendiéndose aquellos en que el partido o la coalición promuevan a un conjunto de candidatos, siempre y cuando no se especifique el candidato o el tipo de campaña. En materia de topes de gastos de campaña, se estableció que para la elección presidencial el máximo será el equivalente a 20% del financiamiento público de campaña establecido para todos los partidos en el año de la elección. En el caso de los diputados por mayoría relativa, el tope máximo será la cantidad que resulte de dividir el tope de gasto entre 300 distritos. Por otra parte, en materia de propaganda política se prohíbe la adquisición por cualquier persona de tiempos de radio y televisión para promover la imagen personal, denigrar a candidatos o partidos o de cualquier modo influir en las preferencias electorales. Se prohíbe la entrega de dádivas o materiales que impliquen beneficio directo, indirecto, mediato o inmediato, en especie o en efectivo, durante las campañas electorales. El senador panista Roberto Gil Zuarth destacó que esta reforma logró un “amplísimo consenso”. Entre los negociadores del PAN estuvo el propio Gil Zuarth, presidente de la Comisión de Justicia. La única senadora del Panal, Mónica Arriola, defendió el modelo de candidaturas independientes. “Es nuestra obligación garantizar que los derecho de las y los mexicanos se hagan efectivos en la ley que está a discusión”.