Evade Kerry tema migratorio en su visita a México

miércoles, 21 de mayo de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- La administración de Barack Obama trabajó de manera ardua para encontrar el balance entre su sistema de vigilancia y la privacidad de los ciudadanos, aseveró hoy el secretario de Estado de la Unión Americana, John Kerry, durante una conferencia de prensa. Agregó que gracias a la labor de inteligencia de Estados Unidos se pudieron frenar complots y atentados. El pasado lunes, el portal de noticias The Intercept reveló que la Agencia de Seguridad Nacional estadunidense (NSA, por sus siglas en inglés), intercepta de forma secreta los metadatos de las telecomunicaciones en México. “El presidente de Estados Unidos tiene la responsabilidad fundamental de proteger a sus ciudadanos, así como a los pueblos del mundo que se encuentran bajo las amenazas de extremistas viciosos y terroristas”, señaló Kerry. Justicia fundamental La reforma migratoria en Estados Unidos –que sigue congelada en la Cámara de Representantes–, representa un asunto de “justicia fundamental” y cuenta con el apoyo de la “gran mayoría” de los ciudadanos, sentenció Kerry. La reforma migratoria “alivianará después de mucho tiempo a las familias de migrantes, incluyendo un gran número de familias mexicanas”, añadió el canciller, en visita de trabajo en México hasta el jueves. Sin embargo, Kerry eludió una pregunta sobre la política de deportaciones que está llevando a cabo la administración Obama y que, según el colectivo Acción Migrante, tuvo como consecuencia que más de 5 mil niños fueron puestos bajo la tutela del Estado después de la expulsión de sus padres. El canciller felicitó al gobierno mexicano por la captura remarcable de El Capo (sic) y sostuvo que los gobiernos de ambos países “seguirán trabajando juntos para responder a la amenaza que representan las organizaciones criminales transnacionales”. Afirmó que la relación de Estados Unidos con el gobierno de Enrique Peña Nieto tiene un carácter “abierto y transparente” y que ha sido productivo en temas fronterizos, de extradiciones y deportaciones. Dicha relación, resaltó, se lleva a cabo en un ambiente de “respeto mutuo” y de “responsabilidad compartida”, ya que cada día el comercio bilateral entre ambos países alcanza más de mil millones de dólares. John Kerry vino a México acompañado de presidentes de diferentes universidades, como de la de California y de Arizona, quienes “trabajan con los líderes educativos mexicanos” para incrementar los vínculos académicos entre ambos países. Según el canciller, 14 mil mexicanos estudian cada año en Estados Unidos, mientras que las universidades mexicanas reciben 4 mil estudiantes estadunidenses. “Queremos que estas cifras crezcan”, insistió Kerry, al precisar que en el futuro se esperan intercambios de 100 mil estudiantes entre Estados Unidos y América Latina. Con este fin, a raíz de un encuentro en la tarde con Enrique Peña Nieto se lanzó el Foro Bilateral en Educación Superior, Innovación e Investigación, “foro que impulsará la movilidad de los estudiantes y los vínculos entre investigadores, al generar alianzas con los sectores académico, privado y social de ambos países”, informó un comunicado de prensa de Los Pinos. El acercamiento académico dará luz a un mayor número de investigaciones científicas, que a su vez permitirán desarrollar tecnologías limpias, aseguró el Secretario de Estado. “La energía limpia es la madre de todos los mercados”, sentenció Kerry, quien destacó su fuerte potencial en la creación de empleos. Afuera de la Secretaría de Relaciones Exteriores, donde se realizó la conferencia de prensa, tres hombres mexico-estadunidenses agitaban carteles, en los que pedían a la administración Obama cesar las deportaciones durante el tiempo que se debate la reforma migratoria.

Comentarios