"Sepulta" líder republicano reforma migratoria para este año

jueves, 22 de mayo de 2014
WASHINGTON (apro).- El presidente de la Cámara de Representantes y líder de los republicanos, John Boehner, advirtió que este año no pasará la propuesta de reforma migratoria. “He dejado muy en claro que en la Cámara de Representantes no vamos a trabajar sobre la propuesta de ley que aprobó el Senado” el año pasado, declaró Boehner en su rueda de prensa semanal en el Capitolio. El líder republicano sustentó su negativa en el hecho de que “nadie” en el Congreso ha revisado las mil 300 páginas que integran el proyecto de ley avalado por el Senado, el cual pretende humanizar las leyes migratorias y dejar de criminalizar a los indocumentados. “No lo vamos a hacer”, subrayó Boehner, quien sostuvo luego que la opción para hacer cambios a las leyes migratorias es ir por partes en un formato de sentido común. En su opinión, el presidente Barack Obama “tiene también responsabilidad en esto, y él continúa ignorándolo porque está concentrado en el programa de salud, su ley; 38 retrasos unilaterales y reduce la confianza y deseo del pueblo estadunidense en la implementación de una ley de inmigración de la forma en que quisiéramos aprobarla”. El líder republicano volvió a acusar a Obama de haber perdido la confianza de la población, ya que incumplió su promesa de aprobar una reforma migratoria a los seis meses de su primer mandato. El proyecto de ley aprobado en la Cámara de Senadores establece un camino jurídico para regularizar el estatus de residencia y laboral de unos 11 o 12 millones de inmigrantes indocumentados. La legislación rechazada por Boehner y los republicanos de la Cámara de Representantes condiciona la regularización de los indocumentados a una seria de mecanismos. A éstos se les exigirá aprender inglés, pagar multas por violar las leyes migratorias y cubrir los gastos administrativos de su regularización, así como no tener antecedentes penales y esperar un plazo de más de 10 años para convertirse en ciudadanos estadunidenses, si así lo desearan, por naturalización. Boehner nuevamente declaró que Obama debe tomar la iniciativa y demostrar que los republicanos y el pueblo estadunidense, pueden confiar en él como condición para sacar adelante la reforma migratoria. En reacción a la declaración de Boehner, Harry Reid, el líder de la mayoría demócrata en el Senado, respondió que aun cuando la población no confíe en el presidente Obama, el Congreso está obligado a legislar los cambios a las leyes de inmigración. “Y la manera de hacerlo de una vez por todas es aprobando una reforma migratoria integral”, hacerla efectiva al comienzo de la próxima Presidencia. Eso es razonable”, indicó Reid. Lo que está claro es que este año de elecciones legislativas federales de medio periodo los republicanos adoptarán una posición conservadora frente al tema de la reforma migratoria, si se toma en cuenta que la base electoral de su partido se opone a los cambios migratorios. Del otro lado, los demócratas que confían en hacer del tema de la reforma migratoria la bandera de combate frente a los republicanos, ya están conscientes de que este año no habrá reforma y que será hasta dentro de dos, en la campaña presidencial, cuando podrían lograr algo y a su vez obtener ganancias en votos al denunciar a los republicanos de intransigentes con los indocumentados y latinos.

Comentarios