Piden protección para los periodistas Marta Durán y Gustavo Sánchez

viernes, 23 de mayo de 2014
MÉXICO D.F. (apro).- La organización Reporteros sin Fronteras (RSF) demandó al gobierno mexicano protección para los periodistas Marta Durán de Huerta, colaboradora de la revista Proceso, y Gustavo Sánchez Cabrera, director general del portal de noticias La Policiaca del Istmo, en Oaxaca. En un comunicado, la organización defensora de periodistas detalló que el pasado martes 13 Durán de Huerta, también corresponsal de Radio Nederland en México, recibió amenazas de muerte por teléfono, “probablemente vinculadas con su trabajo periodístico”. Sobre Sánchez Cabrera, RSF expresó su preocupación porque ha sido amenazado presuntamente por integrantes del crimen organizado “desde hace varios meses, sin que las autoridades hagan nada al respecto”. La responsable del Despacho Américas de RSF, Camille Soulier, pidió al gobierno de Enrique Peña Nieto que cumpla con los compromisos que hizo ante el secretario general de esa organización, Chistophe Deloire, durante su visita de abril pasado, y otorgue “medidas de protección concretas a los periodistas que lo solicitan” en estos momentos, particularmente a Gustavo Sánchez y Marta Durán. En ambos casos, destacó, “hasta la fecha no se ha profundizado en las investigaciones ni se les ha otorgado ninguna medida cautelar”. Explicó que Sánchez Cabrera acudió a la Fiscalía Especial de Atención a los Delitos contra la Libertad de Expresión (FEADLE), de la Procuraduría General de la República (PGR), en tanto que Marta Durán presentó una queja ante la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF). Asimismo, señaló que la colaboradora de Proceso considera que “las amenazas en su contra podrían estar relacionadas con sus actividades recientes, como el apoyo que ha dado a (Arsene van Nierop) la madre de Hester Susanne Van Nierop –una joven holandesa asesinada en Ciudad Juárez en 1998–, quien el pasado miércoles 7 presentó el libro Un grito de socorro desde Juárez. Según Durán, otro texto que pudo ponerla en riesgo es el reportaje publicado en marzo de 2014 en Radio Nederland, “Los Vallarta y el montaje calderonista”, y algunos más sobre el cártel de Los Zetas. “La periodista ha tomado sus propias medidas de seguridad, pero espera que las autoridades capitalinas o federales le brinden la orientación y protección necesarias”, apuntó RSF, y recordó que de acuerdo con la clasificación mundial de la libertad de prensa 2014, ubicó a México en el lugar 152 de 180 países analizados. En cuanto al caso de Sánchez Cabrera, denunció que el pasado lunes 5 fue interceptado por “hombres vestidos de negro y encapuchados que circulaban a bordo de una camioneta (…) y lo amenazaron de muerte”. Antes de ese acontecimiento, agregó RSF, el periodista recibió una llamada telefónica anónima que advertía: “te tenemos ubicado, te vamos a matar”, mientras frente a su domicilio pasaba una camioneta roja con vidrios polarizados. Los hostigamientos de mayo se sumaron a otros sufridos por el comunicador en meses anteriores, como la llamada telefónica que recibió durante la transmisión del noticiero “Línea Abierta”, el 10 de marzo, cuando “una persona dijo que lo tenía ubicado para asesinarlo y después colgó”. El año pasado Sánchez Cabrera fue amenazado por un expolicía de tránsito que fue destituido después de la publicación de notas periodísticas que lo involucraban con actos de corrupción. RSF alertó que ante las amenazas que sufrió, Gustavo Sánchez Cabrera se vio obligado a “resguardarse en otro lugar del país, donde se encuentra actualmente”. De igual manera, recordó que durante la visita de Christophe Deloire a México, del 31 de marzo al 3 de abril, el titular de la Secretaría de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, se comprometió a realizar “una reestructuración integral” del Mecanismo para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, luego de reconocer que sus “resultados no han sido del todo satisfactorios”.

Comentarios