Promete Peña incrementar combate contra el crimen organizado

jueves, 29 de mayo de 2014
MÉRIDA, Yuc. (apro).- El presidente Enrique Peña Nieto aseguró que la transformación del sistema de justicia penal ha sido el mayor reto de México en los últimos cien años en materia jurídica, y llamó a los gobiernos estatales a romper inercias para alcanzar los objetivos planteados. En su discurso inaugural de la XXXI Asamblea Plenaria de la Conferencia Nacional de Procuración de Justicia, que se desarrolla en esta ciudad, el Ejecutivo precisó que el nuevo sistema penal acusatorio permitirá acrecentar las capacidades de las fuerzas del Estado para combatir a las organizaciones criminales. Permitirá, dijo, "tener mecanismos alternos para que asuntos de menor relevancia puedan ser resueltos mediante el acuerdo de las partes involucradas, y que realmente toda la fuerza y capacidad del Estado pueda dedicarse mayormente a combatir a aquellos que más lastiman a la sociedad mexicana, esas bandas, esas organizaciones criminales que efectivamente han logrado estar mejor capacitadas, mejor equipadas con armamento altamente sofisticado". Añadió: “Para eso debemos asegurarnos de que nuestras instituciones tengan más facultades y dediquen mayores esfuerzos a fin de luchar contra las agrupaciones delincuenciales de alta peligrosidad”. Peña Nieto confió en que a pesar del rezago que hay en algunas entidades para adecuar sus sistemas de justicia al nuevo marco, se logrará cumplir con el plazo fijado para que en 2016 todas estén en la misma sintonía. "Incluso las entidades que hoy presentan un avance mínimo están en posibilidades de cumplir con el plazo constitucional", sostuvo, y ofreció el respaldo de su gobierno, a través de la Secretaría Técnica del Consejo de Coordinación para la Implementación del Sistema de Justicia Penal (Setec). Asimismo, detalló que para la aplicación del nuevo modelo de justicia penal se erogarán siete mil millones de pesos, monto que cuadriplica la máxima inversión que se había destinado a este rubro. El mexiquense también llamó al Congreso de la Unión a aprobar los proyectos sobre mecanismos alternativos de solución de controversias en materia penal, así como la iniciativa de Ley Nacional de Ejecución de Sanciones Penales. En su oportunidad, el procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, reconoció que México enfrenta “un serio problema de delincuencia”, y afirmó que para garantizar la paz en el país, “desde la Presidencia se ha formado una estrategia firme y con sustento” que, añadió, “en sus primeras etapas está dando resultados positivos”.Y puso como ejemplo la “transformación” de Tamaulipas. El funcionario federal admitió que en el caso de otros estados donde impera la violencia, la estrategia podría llevar más tiempo en ofrecer resultados positivos, “pero no por ello es una tarea imposible de realizar”, dijo, y añadió que “otro de los logros es la Policía Rural en Guerrero”. Murillo Karam resaltó que la capacidad para coordinarse ha sido uno de los grandes méritos de la actual administración en la lucha para afrontar esa situación. “Ni los mexicanos ni el gobierno estamos engañados. El esfuerzo, el tiempo, la dedicación y la voluntad para salir adelante requieren de una planeación continua, persistente e impostergable para enfrentar a la delincuencia organizada”, expresó. No obstante, apuntó, en esa tarea “no vamos a caer fuera de la ley para hacer valer la ley”, pues lo que se necesita es “un sistema penal que nos permita garantizar los derechos y la certeza de que quienes vivimos bien, no vamos a ser agredidos por la misma fuerza del Estado”. El procurador insistió en que quienes vulneren el Estado de Derecho “serán sancionados” para garantizar “que los ciudadanos puedan vivir con tranquilidad y certeza jurídica”. De igual manera, manifestó que el futuro del país no puede construirse sobre los cimientos de las circunstancias, sino “con la certeza que da un Estado que busca la paz y la seguridad, que no sólo enfrenta, sino que también transforma, y que le da la bienvenida al cambio con justicia, con apego absoluto a la ley”. Antes de concluir su discurso, Murillo Karam dio un espaldarazo a Peña Nieto al asegurar que el gobierno federal lucha “por ese México de instituciones fuertes y eficientes, y por ese México que respalda a sus ciudadanos estamos garantizando el derecho a la seguridad, a su integridad física y patrimonial”.

Comentarios