Encerrona de dos horas de Gutiérrez de la Torre con comisión de justicia del PRI

viernes, 30 de mayo de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, líder con licencia del PRI-DF, solicitó hoy a la Comisión Nacional de Justicia Partidaria, declarar infundada la acusación en su contra por el presunto uso de recursos del partido para operar una red de prostitución. Gutiérrez de la Torre entró y salió de la sede nacional priista por la puerta trasera, sin hacer declaraciones a la prensa y después de que denunciante y denunciado presentaron sus alegatos por escrito en la audiencia que se extendió por dos horas. Fue el desahogo de pruebas para la primera de dos denuncias presentadas por priistas contra Gutiérrez de la Torre. La de hoy correspondió a la denuncia presentada por el consejero nacional, Armando Barajas. La segunda fue presentada por varios militantes del PRI en el Distrito Federal, y la audiencia podría llevarse a cabo el 20 de junio. En su alegato de defensa, el líder de los pepenadores sostiene que no se acredita ni se demuestra que haya cometido directamente alguna conducta ilícita, por lo que pidió declarar “infundadas” las acusaciones en su contra. “Es falso y niego haber cometido ilícito alguno por lo que deviene ilegal e infundada la denuncia presentada por el C. Armando Barajas Ruiz, ya que se trata de manifestaciones que no encuentran sustento legal en prueba alguna, solicitando respetuosamente que se declare infundado el presente procedimiento”, señala el escrito del líder priista con licencia. Y añade que “ninguna de las pruebas (…) acredita ni demuestra que el suscrito hubiese cometido directamente ninguna conducta ilícita, tal situación se demuestra que por tales conductas jamás ha sido sancionado por ninguna autoridad jurisdiccional, ni administrativa”. Las documentales consistentes en diversas notas periodísticas extraídas de medios electrónicos, precisa, “no resultan suficientes para imputar responsabilidad alguna al suscrito, motivo por el cual carecen de valor probatorio pleno y se trata de simples manifestaciones subjetivas”. Gutiérrez de la Torre afirma en su escrito que él no está obligado a demostrar que no realizó las conductas que se le imputan, sino que, quien lo acusa está obligado a demostrar y, en su opinión, las pruebas ofrecidas por Barajas no acreditan en forma alguna la comisión de conductas ilícitas que pudieran derivar en su expulsión del partido. Tras la audiencia, en un comunicado, el Comité Ejecutivo Nacional del PRI, se limitó a señalar que se llevó a cabo “de manera ágil y armónica, ya que en todo momento privó el trato respetuoso entre las partes”. Asimismo, apuntó que Italy Ciani, titular de la Comisión Nacional de Justicia Partidaria, “refrendó el compromiso de respetar los derechos de las partes, garantizando condiciones de imparcialidad y equidad procesal en todo momento”. En cuanto a la audiencia de hoy, el PRI refirió que los documentos recibidos fueron agregados al expediente, y se turnaron a las partes, en el mismo acto, para los efectos legales procedentes.

Comentarios