Alerta la CNDH por muertes maternas en zonas rurales

martes, 6 de mayo de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) aseguró que, pese a la puesta en marcha de programas de salud para disminuir los índices de muerte materna en México, esta problemática continúa, especialmente en zonas marginadas. En un comunicado, el organismo vio con preocupación que “aunque el fenómeno ha disminuido en localidades urbanas, persiste en poblaciones rurales pobres y con población indígena, debido a profundas injusticias que deben ser corregidas”. Lamentó que aun cuando se han puesto en marcha programas de salud y trabajo para evitar la muerte materna, “la mayoría de esas muertes se deben a causas directas que se pudieron evitar con los recursos tecnológicos y el desarrollo médico disponible”. La Comisión aseguró que “no hay justificación alguna para que en México continúe la desigualdad que hace muy difícil que las mujeres que están a punto de dar a luz tengan servicios de salud”. Por esta razón, dijo que “se deben redoblar los esfuerzos para evitar la incidencia de mortalidad materna durante el proceso de embarazo, parto o puerperio”. En los últimos meses, la CNDH ha iniciado quejas por casos de mujeres de Oaxaca, Puebla, Tabasco, Guanajuato y Quintana Roo que han parido en la calle o en los pasillos de los hospitales porque el personal médico no las recibe, no les brinda la atención adecuada o las discrimina. Ante esta situación, el organismo recordó que “la atención materna debe ser accesible, universal y gratuita dentro de un esquema de seguridad social, no condicionada a capacidad de pago ni a derechohabiencia; se debe procurar que esos hospitales cuenten con la infraestructura suficiente y que su personal médico tenga los conocimientos y pericia necesarios para dar una atención calificada”. Comentó que con el propósito de disminuir este problema impulsa proyectos para modificar la manera en que se brinda el servicio para que sea adecuado, oportuno, con calidad y calidez y se eviten casos como los ocurridos recientemente. Incluso, dijo, se han hecho foros en los que se analizan las violaciones al derecho a la salud que personal de instituciones públicas cometen en zonas de pobreza. La CNDH aseguró que “para evitar más muertes por esas complicaciones, es necesario garantizar el acceso universal a servicios de atención calificada del embarazo, parto y puerperio, a cuidados de emergencia obstétrica y a servicios para prevenir y tratar infecciones de transmisión sexual”. Los derechos a la salud y a la no discriminación son fundamentales, reiteró y llamó a las instituciones públicas a “superar el descuido y la exclusión hacia las mujeres indígenas o de escasos recursos”.