Autorizan concierto en Guerrero a banda que alaba al pandillerismo y el narco

martes, 6 de mayo de 2014
CHILPANCINGO, Gro. (apro).- La administración municipal de Chilapa de Álvarez que dirige el priista Francisco García González, autorizó los permisos para la presentación del grupo de hip hop Cártel de Santa. El espectáculo de la banda proveniente de Santa Catarina, Nuevo León, que se caracteriza por ensalzar actos criminales, está anunciado para el sábado 7 de junio en el salón María Isabel, con un costo de 160 pesos. También se ofertan “reservaciones VIP” que van de los 800 a los mil 200 pesos, según indica un póster que aparece en la cuenta de Facebook Chilapa Guerrero Cártel de Santa. El 13 de marzo la Policía Federal (PF) emprendió una cacería en contra del jefe de la plaza de Chilapa al servicio del grupo de Los Rojos, identificado sólo como Zenén El Chaparro. El Chaparro burló el operativo pero los federales detuvieron a una de sus operadoras, Lizbeth Cantorán Guerrero, La Güera Sicaria, encargada del cobro de cuotas, secuestros, robos y extorsiones en Chilapa. Las autoridades federales señalan que La Güera Sicaria es sobrina del diputado local perredista Miguel Cantorán Gática. Este hecho ocurrió dos días después de que el director del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, Abel Barrera Hernández, fue interceptado y atracado por sujetos armados en las inmediaciones de Chilapa. Al respecto, el antropólogo lamentó el hecho de que las autoridades de los tres niveles tengan conocimiento de la existencia de una banda delincuencial que opera impunemente en este lugar y no hagan nada para revertir la situación de inseguridad que se vive en esta zona baja de la Montaña guerrerense. El activista dijo que es de conocimiento público que desde hace poco más de dos años las autoridades cedieron el territorio completo a la delincuencia, donde no sólo son asaltados los automovilistas en falsos retenes, también se han reportado ejecuciones y desaparición de personas. La confrontación entre bandas delincuenciales en Chilapa no sólo está enfocada en dominar las rutas de trasiego de drogas, sino también en hacerse del control político de la estratégica zona que conecta la región Centro y Montaña. La disputa es protagonizada por Los Rojos, que tiene su bastión en la cabecera municipal, y un grupo denominado Los Ardillos, afincado en el poblado de Tlanicuilulco, municipio de Quechultenango, y dirigido por familiares del presidente del Congreso estatal, el diputado local perredista Bernardo Ortega Jiménez. Esta pugna, refieren reportes oficiales, ha exhibido los vínculos entre delincuencia y políticos de esta emblemática zona del narcotráfico en la entidad. El 7 de enero Proceso dio a conocer que el oficial mayor del ayuntamiento de Chilapa, Vicente Jiménez, fue detenido por autoridades ministeriales por sus presuntos nexos con la delincuencia organizada y actualmente se encuentra preso en la cárcel de Chilpancingo, acusado del secuestro de un empresario dedicado a impartir cursos de motivación personal al sur de esta capital. Jiménez Aranda es un operador político del PRI en la zona de la Montaña baja y es considerado “brazo derecho” del alcalde priista de Chilapa, Francisco García González, El Tepache, quien ha sido señalado constantemente por sus presuntos nexos con el narco. Además, el regidor del PT del mismo municipio, Cleto Mendoza, fue “levantado” por sujetos armados desde el 30 de diciembre y a la fecha el político sigue desparecido. En este contexto, autoridades de Chilapa autorizaron el concierto de la banda Cártel de Santa, quienes incluyen entre su repertorio temas como Sangre malandra y El Tigre, cuyos versos exaltan el pandillerismo, el tráfico de drogas y la violencia como estilo de vida.