Colombiano traga 46 condones con cocaína; revientan dos y muere

miércoles, 7 de mayo de 2014
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Un hombre de nacionalidad colombiana murió en un hotel del Centro Histórico de la Ciudad de México tras haber ingerido 46 condones rellenos con un total de dos kilos de cocaína, indican reportes de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF). Dos de los preservativos se le reventaron en el estómago a Jesús María Sánchez Corredor, de 64 años, quien falleció mientras estaba en su habitación en el hotel Marlowe, ubicado en la calle Independencia número 17. Según la PGJDF, el hombre originario de Bogotá llegó al Distrito Federal el pasado 29 de abril al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México procedente de Colombia. Arribó a la terminal aérea y logró burlar todos los filtros de seguridad, incluyendo la revisión de la Policía Federal y de los perros entrenados para detectar droga. Sánchez Corredor llegó al hotel, pagó dos noches de alojamiento y esperó a que lo contactaran para entregar el cargamento, pero la muerte lo sorprendió. La mañana del 1 de mayo personal de limpieza del lugar encontró el cuerpo en la cama del cuarto número 503. Según detalla la averiguación previa FCH/ CUH6/T2/621/14-05, la recamarera aseguró que Sánchez Corredor recibió varias llamadas en el transcurso de su estancia en el hotel pero no las contestó. En la habitación las autoridades encontraron algunas pertenencias del colombiano, como un reloj y su pasaporte, mas no su cartera. Al acudir al hotel, policías capitalinos y personal de la Procuraduría del DF supusieron que el huésped había fallecido de un paro cardiaco. Sin embargo, cuando se le practicó la autopsia los forenses descubrieron 44 condones rellenos con cocaína en el estómago del hombre; también hallaron los restos de los dos que reventaron. El caso será investigado por la Procuraduría General de la República (PGR), mientras las autoridades capitalinas contactan a la embajada de Colombia para que los familiares de Sánchez Corredor reclamen el cuerpo.

Comentarios