Presume Peña captura de capos y descenso en homicidios

miércoles, 18 de junio de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Desde Luvianos, uno de los lugares más aquejados por la violencia y la inseguridad en el Estado de México, el presidente Enrique Peña Nieto presumió hoy una reducción en la cantidad de asesinatos respecto de los registrados en el último año de gobierno de Felipe Calderón, así como la cantidad de delincuentes que “ya no representan una amenaza”. De acuerdo con el jefe del Ejecutivo, en lo que va de su gobierno, al menos 82 de los 122 delincuentes más peligrosos y buscados dejaron de serlo y, en el primer cuatrimestre de 2014, la cantidad de ejecuciones se redujo en 24% respecto del mismo período de 2012, lo que destacó como un avance en materia de seguridad. “Hoy los datos revelan que en el país se han reducido la violencia y el número de homicidios dolosos”, aseguró. Peña Nieto acudió a Luvianos para inaugurar una base militar en Nanchititla, donde enfatizó las cifras de homicidios dolosos desagregadas para entidades que desde hace tiempo padecen la violencia criminal: En Nuevo León, la reducción fue 71.4%; en Chihuahua, 53%; en Coahuila, 43%, y en Sinaloa, 26.8%, según el mandatario. Inclusive, mencionó ciudades con una disminución significativa en los indicadores de asesinato: en Monterrey, 77%; Chihuahua, 64%, y Acapulco, 44%. Las cifras de Peña Nieto destacaron incluso que Ciudad Juárez, lugar al que se refirió como “estigmatizado y señalado por la cantidad de homicidios que ahí se cometían”, registra una reducción en la tasa de homicidios de 146%. El presidente atribuyó los resultados mencionados a la política de coordinación implementada por su gobierno, pero aseguró que redoblaría el paso “para consolidar estas tendencias a la baja y asegurar que todos los estados brinden condiciones de seguridad a su población. “Mientras la delincuencia siga dañando a los mexicanos y sus comunidades, no vamos a bajar la guardia”, ofreció.

Comentarios