Mujeres con VIH-Sida, las más vulnerables

lunes, 23 de junio de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Única en su tipo en el Distrito Federal y el resto del país, la Clínica Especializada Condesa (CEC) atiende a un promedio de 9 mil pacientes con VIH, de los cuales 71% son hombres, 23 % mujeres, 5% mujeres transgénero y 1% hombres transgénero. Según un estudio del Centro de Investigación en Evaluación y Encuestas (CIEE) del Instituto Nacional de Salud Pública, a pesar de que dicho centro atiende a una mujer por cada 6.4 hombres, las féminas son el grupo más vulnerable de todos ellos porque desconocen sus derechos, tienen menos posibilidad económica para seguir su tratamiento, su nivel educativo es menor y, por si fuera poco, tienen la responsabilidad de cuidar a sus hijos. Asimismo la mayoría de las pacientes, 35.2%, estudiaron hasta la secundaria; 7.1% tiene carrera profesional y 0.6% terminó el posgrado. En tanto, 17.5% de los pacientes hombres se quedaron en la secundaria, mientras 30.1%, tienen licenciatura y 4.8% estudios superiores. Otro dato que pone en desventaja a las mujeres con VIH-SIDA que se atienden en la CEC es que la mayoría son madres solteras, viudas o viven en unión libre, mientras que los hombres en su gran mayoría son solteros y sin hijos. Peor: el mayor porcentaje de las mujeres señala a su pareja estable como la persona que les transmitió el virus. En cuanto al origen de asistencia a la Clínica Condesa, llama la atención que 25.3% de las personas atendidas fueron localizadas en algún albergue por situación de calle o porque son migrantes. Le siguen las que han sido referidas por la Procuraduría General de Justicia del DF y la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo (Profedet), entre otras dependencias, con 21.6%. Además, 20.4% de las personas-pacientes son enviadas por dependencias de salud federales como el IMSS, ISSSTE y hospitales generales, 9.5% por autoridades del Registro Civil, 7.5% por el DIF o por programas de apoyo a la discapacidad, y 7.4% buscan apoyo recién liberadas de la prisión. Y es que, según el estudio, las personas que atiende la CEC no cuentan con seguridad social y cuando tienen trabajo, en su mayoría, es en el sector informal. El estudio fue presentado en la segunda mesa de trabajo para atender a la personas con VIH del DF, organizado por la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF). Andrea González Rodríguez, titular del programa para la atención del VIH-Sida en el Gobierno del Distrito Federal, informó que los adolescentes con este virus representan otro sector de alta vulnerabilidad. Según ONUSIDA, la mitad de quienes ingresan a tratamiento muere, incluso aquellos que se infectaron por transmisión perinatal pues se enfrentan a la orfandad y sin techo, ya que los albergues sólo los acepta hasta los 18 años. En tanto, quienes tienen la enfermedad y salen de prisión no tienen familia, trabajo o un lugar donde vivir, y ello agrava su situación de vulnerabilidad. De acuerdo con la funcionaria, en los dos últimos años 105 pacientes fueron liberados de cárceles de la ciudad y la mayoría ha acudido a la Clínica Condesa para continuar su tratamiento médico. Durante el foro, los especialistas de la Clínica y de la Asociación Civil Letra S informaron que factores como burocracia, insuficiencia presupuestal, falta de identidad, no haber nacido en el DF, desconocimiento de sus derechos y discriminación familiar, vecinal y laboral obstaculizan a las personas con VIH-SIDA para acceder a los programas sociales previstos en leyes vigentes. Agregaron que esos elementos generan más mortalidad y morbilidad, mayores costos de atención, menor eficacia de los retrovirales y mayor transmisión. Alejandro Brito Lemus, director de Letra S, comentó que las muertes por este virus no se deben a la falta de recursos médicos para su atención, sino a la carencia de oportunidad en el inicio del tratamiento antirretroviral, además de las condiciones de vulnerabilidad y la exclusión social. Francisco Galván, responsable del Módulo de Derechos Humanos para la atención de personas de VIH de la CEC, dijo que en esta área se atiende a la mayoría de los poco más de nueve mil pacientes de la dependencia. Según sus estadísticas, 42% solicita orientación, 14% asesoría jurídica, 16% interpone quejas y 28% proviene de otras dependencias sanitarias. La diputada del PRD, Ernestina Godoy Ramos, presidenta de la Comisión de Desarrollo Social, informó que este diagnóstico se tomará en cuenta para las conclusiones que enviarán al gobierno de Miguel Ángel Mancera y para buscar los mecanismos para permitir a las personas con VIH-Sida acceder a los programas sociales.

Comentarios