México, con el más alto nivel de violencia entre estudiantes: OCDE

miércoles, 25 de junio de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- El bullying en las aulas no tiene freno y sus expresiones van desde la intimidación o agresión verbal entre alumnos, hasta la posesión y consumo de drogas, lesiones físicas y actos de vandalismo, lo que coloca a México como el país con la tasa más alta de acoso escolar entre las 34 naciones que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Y esa situación no es cosa menor, ya que de acuerdo con la Encuesta Internacional sobre Docencia y Aprendizaje (TALIS, por sus siglas en inglés), tres de cada 10 profesores de secundaria señaló que por lo menor una vez a la semana atestiguan intimidaciones o agresiones verbales entre sus educandos. Eso no es todo, 10% de los maestros confesó que cada semana presencia que los alumnos usan o llevan drogas o alcohol al centro de estudios. La TALIS fue aplicada a más de 100 mil docentes y directores de secundaria, seleccionados al azar y provenientes de más de 6 mil 500 planteles del país y hoy fue presentada en las instalaciones del Museo Interactivo de Economía (MIDE). Más allá de los datos, la violencia entre los menores de edad parece no tener límites. El miércoles 11, un estudiante de nueve años y que cursa el tercer grado de primaria –cuyo nombre se mantiene en reserva– fue abusado sexualmente por sus propios compañeros en una comunidad de Coahuila. No es el único caso, ya que en mayo un estudiante de secundaria falleció a consecuencia de un traumatismo craneoencefálico luego de que cuatro compañeros lo tomaron de pies y manos y lo arrojaron contra la pared, acción conocida como “el columpio”. Al caer, el niño se golpeó la cabeza y poco tiempo después le fue declarada la muerte cerebral. Dirk van Damme, jefe de la división de Innovación y Medición del Progreso de la OCDE, afirmó que “nunca de lo que sucede en la sociedad se queda fuera del aula”. En efecto, el funcionario del organismo internacional aseguró que los docentes mexicanos se encuentran en realidades muy complejas por el entorno escolar y por la violencia, pues en su labor inciden factores como el bullying, los casos de agresiones verbales y físicas, lo que pone en riesgo el ambiente en las aulas. No obstante, el organismo encabezado por José Ángel Gurría no cuenta con alguna medición que permita saber la afectación al aprendizaje de los niños y adolescentes. El estudio también dejó ver el contexto en el que se lleva a cabo el proceso enseñanza-aprendizaje dentro de las escuelas del país: Casi la mitad de los maestros de secundaria trabaja en escuelas con 30% más de estudiantes provenientes de hogares económicamente desfavorecidos. Además, laboran en planteles donde se reporta falta de personal de apoyo, así como maestros calificados y con buen desempeño. Más aún, al menos una cuarta parte de los educadores en secundaria reporta no sentirse preparado para realizar su trabajo. En cuanto al tiempo que se destina para la enseñanza en la escuela, se reporta que 24% de las horas de trabajo son utilizadas para tareas burocráticas y administrativas, así como para mantener el orden en clase. Esta tasa es superior al resto de los países integrantes de la OCDE, en donde los profesores sólo ocupan 21% para resolver estos asuntos. La encuesta es el primer ejercicio enfocado al entorno del aprendizaje y a las condiciones de trabajo de los maestros en las escuelas; su objetivo es llenar las importantes lagunas de información en las comparaciones internacionales de los sistemas educativos. México es uno de los países que más invierte en educación, sin embargo, 83.1% de su presupuesto para el sector se aplica a cubrir los sueldos del profesorado, y el 93.3% a la remuneración del personal en su conjunto (cuando las medias de la OCDE son de 62 y 78.2%, respectivamente). Eso no es todo, alrededor de 87.2% del gasto en educación primaria se asigna a la remuneración de los maestros, que es el porcentaje más alto entre los países de la OCDE. Pero ¿cuánto se destina para los alumnos? Según el documento Panorama de la Educación 2013, el gasto por estudiante es bajo, ya que el gasto anual por estudiante de primaria es de 15% del PIB per cápita; el gasto por estudiante de secundaria y educación media superior es de 17%, y por estudiante en educación superior, el gasto anual se dispara hasta 52% de PIB per cápita. El gasto anual promedio por estudiante desde la primaria hasta la educación superior es de 20% del PIB per cápita, inferior a la media de la OCDE, que es de 28%. Las tasas no se comparan cuando más de 80% del gasto en educación se destina para los sueldos de los maestros. En otras palabras, los bajos recursos destinados a los alumnos dentro y fuera de la escuela también son determinantes en la generación de hechos de violencia en las aulas.

Comentarios