Excluye EU a México de lista de países expulsores de niños migrantes

martes, 1 de julio de 2014
WASHINGTON (apro).- La Casa Blanca excluyó a México como fuente expulsora de niños indocumentados, fenómeno que ha provocado una crisis humanitaria en Estados Unidos y, por el contrario, sostuvo que sólo Honduras, Guatemala y El Salvador son raíz de la crisis de migración de menores sin acompañantes. “Los países que parecen ser la fuente de esta creciente inmigración de indocumentados son, por supuesto, Honduras, Guatemala y El Salvador”, declaró Josh Earnest, vocero de la Casa Blanca, en su cotidiana rueda de prensa. Pese a que las estadísticas sobre la detención con fines de deportación de menores apuntan a un número importante de niños mexicanos en los centros de detención migratorios en Estados Unidos, el gobierno de Barack Obama optó por dejar a salvo a México como país fuente o generador de la crisis humanitaria. El portavoz presidencial argumentó que las tres naciones centroamericanas enfrentan “una violencia rampante” que conlleva a que los padres de familia arriesguen a sus hijos sacándolos del país y poniéndolos en manos de peligrosos traficantes de personas. “Estamos tratando de fortalecer las relaciones de seguridad que tenemos con los países centroamericanos para tratar de abordar lo que en muchas comunidades es un problema de seguridad pública muy serio, donde hay un violencia rampante y poca transparencia, lo cual es entendible que incremente la desesperación en la gente”, justificó Earnest. Al preguntarle porqué excluye a México como fuente expulsora de niños migrantes, cuando la situación de seguridad pública en algunas entidades mexicanas es peor que la que enfrentan los centroamericanos, el vocero de Obama simplemente se salió por la tangente. “No hemos visto en México un aumento similar de niños que tiendan a emigrar ilegalmente a este país, pero el gobierno de Obama sigue en contacto cercano con sus contrapartes en México, al tiempo que el gobierno de Enrique Peña Nieto confronta estos retos difíciles de seguridad”, atajó el portavoz de la Casa Blanca. Luego de reiterar lo señalado el lunes pasado por el presidente Obama sobre los problemas del éxodo de menores indocumentados, Earnest indicó que para enfrentar de una mejor manera la situación los republicanos del Capitolio deberían reconsiderar su posición respecto de aprobar este año una reforma migratoria integral. “Eso resolvería los problemas de imperfección de nuestras leyes migratorias”, subrayó el vocero presidencial. La semana pasada John Boehner, presidente de la Cámara de Representantes y líder de los republicanos, dijo al propio presidente Obama que, en lo que resta del año, no existe posibilidad de que la Cámara baja apruebe una reforma a las leyes con el fin de regularizar el estatus de residencia de unos 11 millones de inmigrantes indocumentados.  

Comentarios