Pide juez a autoridades de penal atender salud del líder de autodefensas

martes, 1 de julio de 2014 · 21:20
MÉXICO, D.F. (apro).- Un juez federal de Michoacán solicitó a las autoridades del Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) Número 11 con sede en Hermosillo, Sonora, atender las necesidades médicas del líder fundador de las autodefensas, José Manuel Mireles Valverde. El juez quinto de distrito con sede en Uruapan, José Armando Wong Aceituno, pidió además al penal de Hermosillo informar sobre las medidas de salud adoptadas para atender a Mireles y cuál es su estado actual. Y pidió que “de requerir atención médica, de inmediato adopten las medidas legales y administrativas, a efecto de proporcionar y evitar el deterioro de su salud”. A través de un comunicado del Consejo de la Judicatura, el juez federal indicó que también se deberá informar sobre el trato que ha recibido el exlíder de las autodefensas desde su llegada al penal y pidió que se proporcione “el agua y alimento que requiera el inculpado”. Durante la diligencia realizada la noche del lunes, Mireles se reservó su derecho a declarar, pero en una declaración preparatoria que fue grabada y subida a YouTube por Grillonautas, el exlíder comunitario denunció maltrato físico y psicológico. Dijo que no le daban de comer ni le suministraban sus medicamentos que requiere para controlar la diabetes que padece. También denunció que ha sido lastimado del cuello y de los pies al momento de que le colocan grilletes para caminar y ser trasladado de un lugar a otro dentro del penal de alta seguridad. Mireles solicitó la duplicidad del término constitucional para aportar pruebas a su favor, por lo que el juez que lleva su caso tiene hasta las 23:40 horas del sábado 5 de julio para definir su situación jurídica. En la misma situación se encuentran los tres escoltas detenidos el pasado 27 de junio en La Mira, Lázaro Cárdenas, junto con el exvocero de autodefensas. Ellos también se reservaron su derecho a declarar y solicitaron la duplicidad del plazo para presentar pruebas a su favor. Al igual que Mireles, los escoltas están acusados de portación de armas de fuego de uso exclusivo del Ejército, así como de posesión simple de sustancias.