Restringen publicidad de comida chatarra para niños en TV y cine

martes, 15 de julio de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- La Secretaría de Salud dio otro paso en el combate a la obesidad y la diabetes infantil al restringir la publicidad de bebidas azucaradas, botanas, confitería y chocolates en la televisión abierta y por cable y en las pantallas de cine. Según las nuevas disposiciones, la publicidad de estos productos estará restringida de las 14:30 a las 19:30 horas de lunes a viernes, y de las 07:00 a las 19:30 horas los sábados y domingos. En el cine aplicará para películas clasificación A y AA. Con la nueva medida no se podrán anunciar bebidas saborizadas de 200 mililitros que tengan más de 40 kilocalorías; barras de cereal de 30 gramos de más de 160 kilocalorías, ni pan o pastelitos dulce de 50 gramos de más de 190 kilocalorías. Este ordenamiento forma parte de las medidas regulatorias de la Estrategia Nacional para la Prevención y Control del Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes que presentó este martes la SSA. Datos oficiales indican que siete de cada 10 adultos y tres de cada 10 niños mexicanos presentan sobrepeso y obesidad, lo que a la larga les puede ocasionar diabetes. La Organización Mundial de la Salud ubica a México como el primer lugar en obesidad infantil, seguido de Estados Unidos. Según estimaciones de la SSA, con esta medida, saldrán del aire más de 10 mil 200 anuncios de estos productos de la barra infantil. Sólo se podrán anunciar en programas infantiles aquellos productos que cumplan con criterios nutrimentales. La restricción se basó en el horario escolar de la Secretaría de Educación Pública (SEP) y los niveles de audiencia. Según la autoridad educativa, los niños están menos expuestos a la televisión en los periodos vacacionales. La autoridad sanitaria determinó que los anunciantes que no acaten los nuevos lineamientos serán acreedores a más de un millón de pesos de multa, tanto en televisión como en cine. En las salas cinematográficas habrá verificadores para supervisar el cumplimiento de la norma. El anuncio de los nuevos lineamientos se hizo en el Instituto Nacional de Nutrición Salvador Zubirán, con la presencia del subsecretario de Prevención y Promoción a la Salud, Pablo Kuri, y del director del Instituto Nacional de Salud Pública, Mauricio Hernández. Sello saludable La Secretaría de Salud también anunció que el sello para productos con alto valor nutrimental, según los lineamientos publicados el pasado 15 de abril en el Diario Oficial de la Federación, sólo lo obtendrán los productos saludables. De acuerdo con el titular de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios, Mikel Arriola, en los últimos tres meses se han recibido 97 solicitudes de sello; de éstas se han otorgado nueve a productos Liconsa, 11 se han rechazado y 77 se encuentran en proceso de dictamen. En materia de etiquetado, explicó que en 2015 las empresas tendrán la obligación de reportar “claramente” y en la parte frontal de sus productos la fuente de la cual provienen sus calorías; es decir: cuántas azúcares, grasas y grasas saturadas contienen. Actualmente, parte de esa información se muestra al costado del producto. “El nuevo etiquetado únicamente transparenta el contenido real del producto para que el consumidor tome sus mejores decisiones”, dijo el funcionario. Arriola informó que hoy enviaría a la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer) una modificación a los lineamientos de etiquetado para eliminar la palabra “recomendados” de la frase “por ciento de los nutrimentos diarios recomendados” y evitar así confusiones con el estándar internacional usado en una dieta diaria de dos mil kilocalorías. El comisionado aseguró que “ante el reto que representan el sobrepeso, la obesidad y la diabetes, México responde con una estrategia integral y hay en nuestro país un antes y un después en materia de etiquetado y publicidad”. Destacó que con estas medidas, el país se convierte en pionero al incorporar las mejores prácticas internacionales en el diseño de mecanismos regulatorios transparentes para el consumidor. Avalan rectificación de Cofepris La asociación civil El Poder del Consumidor (EPC) destacó la “rectificación” de la SSA sobre las “profundas incongruencias” impulsadas por la Cofepris en cuanto al etiquetado frontal obligatorio, el sello nutrimental y la regulación de la publicidad de alimentos bebidas dirigida a niños. En un comunicado, recordó que la Alianza por la Salud Alimentaria ya había denunciado, con el apoyo de “un grupo destacado de expertos internacionales”, que el etiquetado frontal obligatorio para alimentos y bebidas promovido por la Cofepris “representa un riesgo para la salud pública de los mexicanos”. La leyenda indicada por la Comisión recomendaba un consumo diario de azúcar equivalente a 90 gramos (18 cucharadas cafeteras), cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) no recomienda el consumo de este ingrediente y establece un máximo tolerable de 50 gramos (10 cucharadas) y ha puesto a consulta reducirlo a 25 gramos (cinco cucharadas), según explicó El Poder del Consumidor. “La decisión de retirar la palabra ‘recomendación’ para la ingesta de azúcar en el etiquetado frontal es un paso importante y un reconocimiento por parte de la Secretaría de Salud de que era insostenible mantener ese criterio. La propia COFEPRIS, ante nuestras críticas, señaló que sus criterios estaban de acuerdo con los de la OMS. Con la ratificación se reconocen las mentiras de COFEPRIS presentes en boletines de esta dependencia”, dijo Xaviera Cabada, coordinadora del Área de Salud Alimentaria del EPC. La agrupación se refirió también al distintivo o sello nutrimental. “Aunque la Secretaría de Salud no ha sido específica al respecto, esta rectificación debe significar que, al menos, los productos gravados por el impuesto no podrán ostentar el sello nutrimental ni publicitarse en horarios infantiles. Una incongruencia que era también insostenible”, afirmó Katia García, investigadora en Salud Alimentaria de la agrupación. Sin embargo, los especialistas criticaron que “el tipo de etiquetado frontal elegido no es entendible por los consumidores mexicanos y que los criterios para el sello nutrimental y la publicidad dirigida a la infancia son extremadamente débiles”. Alejandro Calvillo, director de EPC, remató: “Es urgente contar con criterios elaborados libres de conflicto de interés en procesos abiertos con la participación de los expertos no por las grandes empresas de alimentos como ha ocurrido con Cofepris”.