Cesa delegado panista a funcionarios detenidos en Brasil

miércoles, 2 de julio de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- El delegado en Benito Juárez, Jorge Romero, cesó hoy de sus cargos a Sergio Eguren Cornejo y Rafael Medina Pederzini, quienes están sujetos a proceso judicial en Brasil por manosear a una mujer y golpear a su esposo. El despido coincidió con el traslado de los panistas y dos mexicanos más que los acompañaban –Ángel Eguren y Mateo Codinas Velten– a un centro de detención provisional ubicado en los alrededores de la ciudad de Fortaleza, donde los detuvieron el domingo pasado. Henrique García, abogado de los detenidos, afirmó que los cuatro permanecerán en el centro de detención provisional hasta que se defina su proceso, por lo que sus pasaportes seguirán retenidos. El defensor refirió en entrevista con Reforma que los cuatro mexicanos están “en perfecto estado físico y mental”, alojados en la misma celda y en condiciones especiales, separados de otros detenidos por ser extranjeros. García confió en que el juez que tome el caso decrete la libertad condicional de los cuatro mexicanos, entre ellos Sergio Eguren y Rafael Medina, quienes fueron cesados hoy de sus puestos en la delegación Benito Juárez, única demarcación gobernada por el PAN en el Distrito Federal. El primero se desempeñaba como titular de la Dirección General de Desarrollo Delegacional y el segundo como responsable de la coordinación de Gabinete y Proyectos Especiales. “He tomado la decisión de formalmente separar de los cargos a los funcionarios que hoy se encuentran en proceso judicial en Brasil, a los hasta hoy directores generales, Rafael Medina Pederzini, como director general de Gabinete y al hasta hoy director general de Desarrollo Delegacional, Sergio Eguren Cornejo”, anunció Jorge Romero en conferencia de prensa. El delegado panista aclaró que su decisión “no está fundamentada en el prejuicio” sino que decidió “dar certidumbre” a los servicios que presta la delegación a los vecinos. “Quiero ser congruente con lo que he venido diciendo en muchos medios de comunicación. Esta decisión no responde a un prejuicio mío, sino a la evidente necesidad de tener certidumbre en el desempeño y los servicios que debe de prestar esta delegación a los vecinos y vecinas de Benito Juárez”, subrayó. Como encargado de despacho en la Dirección General de Gabinete designó a Luis Mendoza y en la Dirección General de Desarrollo Municipal, a Alfonso Zúñiga. Romero afirmó que debido a la leyes brasileñas no ha tenido contacto con sus subordinados pero que sí con el consulado mexicano en Brasil que –dijo– “tiene indicios suficientes para decir que estaban cientos de mexicanos cuando se dio una riña y luego ellos fueron aprehendidos”. Además, refirió en entrevista con Formato 21 que ya se comprobó que los exdiputados no tienen rasguños, rastros de sangre u otro elemento que físicamente demuestre su participación en una pelea. Según Romero, el consulado mexicano solicitó al gobierno de Brasil una orden de liberación y estimó que “no lo estarían ordenando si fueran culpables o dudaran de su inocencia”. También rechazó la versión difundida en diversos medios, de que Mateo Codinas Velten, uno de los detenidos en Brasil, y supuesto representante de la empresa Oracle, haya financiado el viaje de sus subordinados como premio a la contratación de un software para el desarrollo de un sistema para la delegación. “Niego categóricamente que la delegación Benito Juárez tenga contrato o acuerdo comercial con la citada empresa Oracle, subsidiarias o filiales para la prestación de servicio alguno, hechos absolutamente verificables mediante la Ley de Transparencia”, señaló mediante escrito de réplica solicitado a Radio Fórmula y Rumbo de México, que difundieron la información.

Comentarios