Tras 62 horas de discusión, Senado avala último dictamen de la reforma energética

lunes, 21 de julio de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- “Nos vemos en la consulta popular”, sentenció el coordinador de la bancada del PRD, Miguel Barbosa, ante una agotada audiencia de senadores que, luego de 62 horas de discusión –con escaso debate– finalmente aprobó el cuarto y último dictamen de la reforma energética por 85 votos a favor y 26 en contra, en lo general, y por 86 votos a favor y 26 en contra, en lo particular. Las “vivas” a Lázaro Cárdenas fue lo último que se escuchó en un recinto del Senado que aprobó en tiempo récord leyes secundarias que modifican radicalmente la legislación hasta ahora existente en materia de petróleo, electricidad, gas, minas y aguas nacionales. El último dictamen avala las funciones de los nuevos organismos reguladores: Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) y Comisión Reguladora de Energía (CRE), así como la creación de la Agencia Nacional de Seguridad Industrial y Protección al Medio Ambiente. La CNH será la responsable de otorgar las asignaciones para la exploración y explotación de hidrocarburos, así como las licitaciones, aparte de otorgar el nuevo modelo de contratos a los particulares. En tanto, la CRE tendrá bajo su responsabilidad el otorgamiento de permisos para la transformación industrial, el transporte por ductos, el almacenamiento y el procesamiento de productos derivados de los hidrocarburos. Ninguna de estas dos instancias tendrá autonomía constitucional. Estarán integradas por siete consejeros, designados directamente por el Ejecutivo federal. El Senado de la República tendrá la función de “aprobar” al presidente de cada comisión. La nueva agencia, resultado de una negociación con el PVEM, tendrá entre sus funciones regular y supervisar las instalaciones y actividades del sector de hidrocarburos, incluyendo las actividades de desmantelamiento y abandono de plantas, así como el control integral de residuos. Para la oposición de la izquierda, esta agencia sólo generará más burocracia y será “onerosa” para el Estado, según destacó el senador perredista Alejandro Encinas. En respuesta, el senador del PVEM, Carlos Puente, subrayó que “no es una ocurrencia” y que su función principal será “preventiva”. Debates y monólogos Como ocurrió en los anteriores dictámenes, los senadores de PRI y PAN subieron a argumentar a favor de los nuevos dictámenes y evadieron entrar en un debate ante los señalamientos de los legisladores de las izquierdas. En defensa del último dictamen, el priista David Penchyna, presidente de la Comisión de Energía, afirmó que los órganos reguladores forman parte del “nuevo modelo energético” y buscarán ser “fuertes, autónomos y transparentes”. También insistió en que se busca que la extracción de hidrocarburos “ocurra en pleno respeto y protección al medio ambiente”. En pleno optimismo, el legislador hidalguense sentenció: “Vienen buenas épocas para México. Gracias a esta reforma, en los próximos años hemos de ver cómo se detona la creación de empleos, la extracción y exploración de hidrocarburos y la participación de más actores en todas las cadenas productivas”. Por su parte, la senadora del PRD, Dolores Padierna, argumentó que el diseño de ambas agencias fortalece el poder presidencial. “Se trata de tener el control desde la Presidencia para favorecer a los privados”, sentenció. En el mismo sentido, los legisladores Luis Sánchez, Zoé Robledo y Armando Ríos Pitter detallaron las limitaciones y deficiencias de la nueva legislación.

Comentarios