Autodefensa captura a presunto líder narco en Guerrero

martes, 22 de julio de 2014
El TEJOCOTE, Gro. (apro).- Integrantes de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG) irrumpieron en esta comunidad serrana del municipio de Chilpancingo, donde detuvieron a un presunto cabecilla del narco que opera en la región Centro. El detenido se llama Vicente Adame Márquez, quien es acusado por la guardia comunitaria de ser el auto intelectual del asesinato de Wilberth Hernández López, registrado el sábado 19 al interior de su embotelladora de agua ubicada en las inmediaciones del poblado de Palo Blanco, donde un grupo armado ingresó para ejecutar al empresario. El coordinador de la autodefensa en el valle de El Ocotito, Salvador Alanís Trujillo, afirmó que Adame Vázquez es jefe de una célula criminal al servicio del grupo delictivo Los Rojos que opera en poblados del municipio de Chilpancingo, como Mazatlán, Palo Blanco, El Tejocote y El Calvario. Al respecto, el comisario de este poblado, Víctor Manuel Barragán Bernardino, denunció que la acción de los autodefensas fue violenta, pues ingresaron durante la madrugada provocando pánico y terror entre los pobladores de este pequeño asentamiento enclavado en la sierra, donde habitan un promedio de 325 personas en 68 precarias viviendas. El comisario acusó a los guardias comunitarios de incurrir en abusos, robo y tortura en contra de una veintena de jóvenes. Por ello, un grupo de pobladores de El Tejocote bloqueó por la mañana un tramo de la carretera federal México-Acapulco para exigir la intervención de autoridades de los tres niveles de gobierno. El bloqueo comenzó desde las 8:00 horas, en el crucero hacia la comunidad que se ubica sobre el kilómetro 17+200 de la vía federal, a la altura del poblado de Mazatlán, a 18 kilómetros al sur de la capital de la entidad. Cerca de las 13:00 horas arribaron al lugar de la protesta decenas de soldados, así como policías federales y estatales, quienes realizaron un operativo y se trasladaron a bordo de 30 patrullas a la zona del conflicto, donde la autodefensa mantenía sitiada la población. Luego de una hora y media de recorrido sobre un accidentado camino de terracería bordeado de bosque, el convoy policiaco-militar ingresó a este poblado donde se vivieron minutos de tensión. Autoridades ministeriales de la PGJE, y visitadores de la Comisión de Derechos Humanos en la entidad, recogieron testimonios de pobladores para documentar los excesos en que habría incurrido la autodefensa. En tanto que el Ejército revisó el armamento de los miembros de la guardia comunitaria, en su mayoría escopetas y pistolas de bajo calibre. Por su parte, los dirigentes de la autodefensa denunciaron que en este poblado la mayoría de los habitantes se dedica al cultivo de enervantes y exhibieron semilla de amapola, así como fotografías de jóvenes posando con armas y uniformes tipo militar en medio de plantíos de este opiáceo que se produce en la sierra de la entidad. También señalaron que en el vecino poblado de El Calvario se refugia un grupo de al menos 30 sicarios que mantienen el control de esta ruta del narco del municipio de Chilpancingo que, hasta ahora, se mantenía oculta para las autoridades y ahora fue descubierta por la autodefensa. Ello debido a que encontraron un plantío de amapola de al menos 4 hectáreas que fue destruido por la autodefensa, indicó el coordinador de la UPOEG en el valle de El Ocotito, Salvador Alanís. Enseguida, el líder de la autodefensa informó sobre la detención del cabecilla de la banda delincuencial que opera en esta zona y rechazó entregarlo a las autoridades ministeriales. En ese momento, pobladores encabezados por el comisario municipal intentaron evitar que se llevaran al presunto delincuente. Las autoridades se limitaron a observar los reclamos mutuos entre habitantes y miembros de la autodefensa, quienes finalmente subieron al supuesto criminal a una de sus camionetas y se retiraron del lugar sin que se registrara un incidente grave. Cerca de las 16:00 horas, el convoy de la autodefensa, así como los militares y policías federales y estatales, llegó a la carretera federal donde habitantes de Mazatlán recibieron con porras a los guardias comunitarios y celebraron la captura de Vicente Adame. El supuesto delincuente fue trasladado al poblado de Mazatlán, donde se espera que sea juzgado bajo el régimen de usos y costumbres, mientras que pobladores de El Tejocote se trasladaron al lugar para participar en la defensa de Adame. Este hecho sintetiza el vacío de autoridad que existe en la entidad, donde los grupos civiles armados están aplicando justicia por mano propia ante la grave crisis de inseguridad, violencia e impunidad que se vive en Guerrero.

Comentarios