Van diputados por cuarto periodo extra para avalar reforma energética

martes, 22 de julio de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Aún no se aprueban en comisiones todos los dictámenes que engloban las 10 nuevas leyes en materia energética y la Junta de Coordinación Política (Jucopo) en San Lázaro ya decidió solicitar un periodo extra a partir del lunes próximo, con el fin de avalar en el pleno la reforma respectiva. Tal como sucedió ayer lunes con la Ley de Hidrocarburos, este martes la Comisión de Energía avaló sin discusión alguna y con los votos de PRI, PAN, Panal y PVEM (20 en total) las leyes de la Industria Eléctrica, de Energía Geotérmica y modificaciones a la existente sobre Aguas Nacionales. Sólo PRD, PT y MC se opusieron, con cinco votos, a ese dictamen. Así, a pesar de que la norma indica que se demanda un periodo extra cuando ya se tienen avalados todos los dictámenes que se someterán al pleno para su aprobación o rechazo, la Jucopo ya decidió que este miércoles 23 solicitará en la Permanente un cuarto periodo extraordinario para aprobar, a partir del lunes 28, todo el paquete de la reforma energética. La izquierda –PRD, MC y PT– cuestionó desde ayer el formato para abordar los temas, debido a que no hay debate sobre los artículos reservados y únicamente se permite fijar posición de los representantes de cada partido. Los tres partidos también repudiaron que se dividieran “en temas” los aspectos críticos que sí se ha permitido a la oposición abordar. El nuevo formato ha propiciado que las leyes más importantes para la nación, que modifican la manera de aprovechar y obtener los hidrocarburos y la energía eléctrica, se aprueben en breve lapso de cuatro horas. Incluso, cuando los partidos todavía no aprobaban siquiera la Ley de la Industria Eléctrica, los miembros de la Junta de Coordinación, donde existe el voto ponderado, ya estaban autorizando solicitar a la Permanente un periodo extra de sesiones. El presidente de la Junta, el perredista Silvano Aureoles, informó que el periodo iniciará el 28 de julio y concluirá hasta terminar la aprobación de todas las leyes del paquete energético. “De igual forma se acordó ampliar las posibilidades del debate en el pleno y dar así un mayor orden al mismo. Un reclamo reiterado de mis compañeras y compañeros, tanto de PRD como del PT y Movimiento Ciudadano, es la dificultad para debatir y entrar a los temas”, fustigó Aureoles. No obstante, dijo que buscarán que la aprobación ocurra en “horarios prudentes” para que las sesiones puedan ser observadas por la ciudadanía. Explicó que los horarios pueden ser de diez de la mañana a diez de la noche o de once a once o de nueve a nueve, “dependiendo de qué tanto se avance en los temas”. El periodo iniciará con la presentación de cada uno de los dictámenes por parte de los presidentes de las comisiones; acto seguido cada partido político fijará su posición y luego se abrirá la primera ronda de tribuna con seis posiciones a favor y otras tantas en contra. Al término, y si lo autoriza el pleno, se abrirá una segunda ronda de intervenciones en tribuna de tres oradores a favor y otros tantos en contra. Se espera que se pidan mociones suspensivas antes del arranque de la discusión, aparte de que se puedan presentar votos particulares. Y en lugar de abordar artículo por artículo, se podrá participar en tribuna para discutir “por temas”. Aureoles explicó que la Mesa Directiva buscará agrupar la totalidad de las reservas que registre un mismo diputado, o bien agruparlas por tema, para que sean presentadas ante el pleno en un solo acto hasta por un límite de tiempo de 10 minutos. Mientras esto ocurría al interior de la Jucopo, en la Comisión de Energía los diputados intercambiaban posturas sobre la Ley de la Industria Eléctrica. El PRD, a través de Miguel Alonso Raya, insistió a los diputados de PRI y PAN en que dejaran de mentir a la ciudadanía, pues la gasolina, el gas y la energía eléctrica no bajarán sus precios. El perredista Luis Cházaro también reclamó y sostuvo que “el debate no es una concesión, es una obligación de los legisladores”. Al fijar su posicionamiento, PRD, PT y MC recordaron la nacionalización de la industria eléctrica realizada por gobierno priistas bajo el único objetivo de expulsar a las empresas extranjeras que proporcionaban un servicio, caro, escaso y malo. En respuesta, el panista Rubén Camarillo se mofó y dijo que “ahora resulta que el viejo PRI es la izquierda moderna. Nada más eso nos faltaba”. Ricardo Mejía Berdeja, del Movimiento Ciudadano, aclaró al panista que en el MC no defienden a partidos, sino a personajes relevantes, y así como el suyo exalta la obra de Benito Juárez o la de Lázaro Cárdenas del Río, lo propio ocurre con Adolfo López Mateos, quien nacionalizó la industria eléctrica para arrebatar de la iniciativa privada el servicio de energía y responsabilizar al Estado para llevarla a todo el país. Luego los legisladores de MC y PAN se enfrascaron en una discusión, pues mientras el primero acusó de “traidores” a priistas y panistas, el segundo reviró que Movimiento Ciudadano respalda a un “líder trasnochado y demagogo”, quien pretende “esconderse en la creación de un nuevo partido”. Mejía Berdeja expuso que los traidores a la patria, según el Código Penal, son aquellos que realizan actos en contra de la integridad de la nación para someterla a grupos o gobiernos extranjeros. Y la reforma energética, añadió, pretende someter a México a los intereses de las transnacionales. La privatización, agregó el diputado de MC, se dio fuertemente en los gobiernos panistas, “cuando Vicente Fox era presidente y Felipe Calderón Hinojosa secretario de Energía, con César Nava en el área jurídica de Pemex, el origen de la corrupción, con el caso de Oceanografía y donde también se dieron 24 permisos a productores independientes para la generación de energía, tanto a empresas españolas como de otros países”. La mitad de la energía ya la producen los privados gracias a esos permisos, denunció Mejía Berdeja, y ahora les falta la otra parte, “por eso corrieron a Francisco Rojas de la dirección de la Comisión Federal de Electricidad, pues se oponía a la entrega total porque no estaba de acuerdo. Era el funcionario incómodo del priismo”. Al panista Rubén Camarillo el señalamiento de “traidores” lo irritó, motivo por el que reviró al diputado del MC, al decir que “los verdaderos traidores a la patria están en la oposición, que nunca están a favor de nada. Son quienes se esconden en la creación de un nuevo partido político con un líder trasnochado, demagógico. “Son los que en 2015 usarán el voto en contra de la reforma energética con fines electorales. Ésos son los verdaderos traidores. No vamos a aceptar ese término que dicen es una descripción y no un insulto”. El panista Camarillo retó entonces a Mejía Berdeja a “plantear alternativas, pues algunos de la izquierda sí lo hacen, pero a los que no, a ésos no los reconocemos y les decimos de frente que mi respeto es para la verdadera izquierda”. Ricardo Mejía Berdeja atajó: “Veo que cuando hay argumentos que sostienen esa descripción (de traidores a la patria), hay enojo y se sienten aludidos, como Camarillo. Y sí hemos hecho propuestas, pero usted no vino a las sesiones de la reforma energética que tuvimos, por eso desconoce nuestros planteamientos”. El PRI se quedó en la retaguardia, rezagado a la hora de los señalamientos y las defensas. Fue el PAN quien se encargó de destacar las presuntas bondades de la reforma energética. Por ejemplo, Camarillo centró su crítica contra Mejía Berdeja, del MC, en tanto que Juan Bueno Torio, otro panista, enfocó sus cuestionamientos en Miguel Alonso Raya, del PRD. Este último, cuando argumentó en contra de la reforma, insistió en que no bajarían los precios de la luz, el gas y las gasolinas. Es más, acusó, el PRI prosigue con esa política, pues persisten los “gasolinazos” cada mes. Bueno Torio aprovechó para responder al perredista que no olvidaran que los actuales “gasolinazos” fueron propuestos por el PRI con Enrique Peña Nieto ya como presidente, pero aprobados en el pleno por el PRD. Acorralado, el perredista sólo atinó a decir que los “gasolinazos” iniciaron en el gobierno panista de Felipe Calderón. Y en un intento por zafarse del recuerdo del voto a favor del aumento mensual a la gasolina, Miguel Alonso Raya dijo que si los perredistas votaron a favor de la ley de Ingresos fue porque traía la “bondad” de no aumentar el IVA en alimentos y medicinas y establecer un incremento progresivo en el Impuesto sobre la Renta. Ahí concluyeron los ataques. En tanto, el PVEM fue el encargado en sostener que sí bajará el precio de la luz… pero cuando ésta deje de producirse con 30% del gas que se importa y se genere con gas extraído del país. Y el PRI insistió en que no se suspenderá el subsidio al servicio de energía eléctrica. Mañana miércoles continuarán los trabajos en la Comisión de Energía para aprobar, sin discusión, cada una de las minutas enviadas por el Senado de la República, más las tres leyes que de origen fueron enviadas a la Cámara de Diputados. Por su lado, el encargado de Recursos Humanos en san Lázaro adelantó que para este miércoles se espera el arribo de cuando menos 70 mil manifestantes campesinos, por lo que se pidió al personal que labora en la Cámara evite acudir al recinto, con excepción de los diputados. En el recinto legislativo ya se tiene previsto un operativo especial de seguridad para evitar que inconformes con la reforma energética puedan ingresar al complejo que resguarda los ocho edificios de San Lázaro.

Comentarios