Despliegan helicópteros, lanchas y a marinos para detener a 16 comuneros de Holbox

jueves, 24 de julio de 2014
CANCÚN, Q. Roo (apro).- Acusados de delitos ambientales, 16 pobladores de la isla de Holbox fueron detenidos esta mañana por elementos de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), con el apoyo de efectivos y equipo de la Marina-Armada. En respuesta, habitantes de la isla, perteneciente al municipio de Lázaro Cárdenas, con cabecera en Kantunilkín, retuvieron a uno de los inspectores de la Profepa, a quien mantienen en las instalaciones de la representación municipal. De acuerdo con activistas, los 16 detenidos fueron acusados de talar mangle y dañar otras especies protegidas cuando lotificaban los predios que se ubican dentro del Área Natural Protegida (ANP) de Yum Balam. Carlos Martínez Correa, representante de la agrupación “YO Defiendo Holbox (YDH), calificó el arresto como “un acto de intimidación”, ya que en este caso, dijo, la Profepa actuó rápidamente contra los pobladores, cuando en el pasado ha hecho caso omiso respecto de otros ilícitos que han sido denunciados, como el relleno de mangle, y caza y pesca furtiva. Acusó que las autoridades “están coludidas” con el grupo de empresarios encabezados por el dueño de Bepensa –la embotelladora de Coca Cola en la Península de Yucatán–, Fernando Ponce García, su yerno Ermilo Castilla Roche y el consocio inmobiliario Grupo Ara, que integran la empresa Península Maya Developments. “¿De qué otra manera puede ser?”, cuestionó. Según el activista, no se recuerda un operativo tan grande contra actos por daños al medio ambiente como el que se realizó este jueves en Holbox. “Parecía un operativo como para agarrar a El Chapo”, subrayó Martínez Correa. Asimismo, mencionó que de acuerdo con los informes reunidos hasta ahora, el operativo supuestamente respondió a una denuncia del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda). Y detalló que la Marina-Armada empleó lanchas rápidas, helicópteros y vehículos terrestres para apoyar a los inspectores de la Profepa y la Conanp en la detención de los 16 pobladores, pero éstos –dijo– no cometieron ningún acto ilegal, ya que “estaban limpiando terrenos”,  destinados por el ejido para el crecimiento de la zona urbana de Holbox que se ubica a unos 900 metros de la playa y unos 400 de la laguna. De igual forma, denunció que no sólo fueron aprehendidas las personas que realizaban la limpieza de los predios, sino también “gente que pasaba por allá”. El activista reprobó la actitud desafiante de los elementos de la Armada, quienes vigilan la sede de la representación municipal de la isla tomada por los pobladores, donde se encuentra retenido el inspector de la Profepa. “Han estado cortando cartucho e incluso hicieron algunos disparos”, subrayó Martínez Correa. El también activista Eduardo Pacheco advirtió que los ánimos podrían caldearse y suscitarse un enfrentamiento entre isleños y marinos, aunque “ahorita hay una aparente  calma”. El representante de YDH exigió al gobierno estatal defender a los holboxeños y abrir un canal de diálogo con el gobierno federal para  liberar a los 16 detenidos, quienes fueron trasladados a la sede de la delegación de la Procuraduría General de la Republica (PGR) en esta ciudad. Al respecto, el secretario de Gobierno, Gabriel Mendicuti, manifestó que el caso no es un tema político, por lo que el gobierno del estado no puede intervenir. “Estamos atados de manos; desgraciadamente es un operativo de la Profepa”, sostuvo. Mendicuti indicó que ya entabló comunicación con las delegadas de la PGR y la Profepa, Aurora Mora Morales y Ludivina Menchaca Castellanos, respectivamente, “pero los 16 detenidos ya fueron consignados porque es un delito federal, es un delito grave la tala de manglar y otras especies bajo protección, y no  tienen derecho a libertad bajo fianza”, advirtió.

Comentarios