Urge nuncio a atacar pobreza y violencia para frenar migración

sábado, 26 de julio de 2014
IRAPUATO, Gto. (proceso.com.mx).- El nuncio del Vaticano Christophe Pierre llamó a los obispos de todo el país y a los católicos a auxiliar a los migrantes centroamericanos en su tránsito por el territorio mexicano, para colaborar en atención a la emergencia que se está presentando, aunque subrayó que urgen soluciones de fondo de los gobiernos al problema de la pobreza y la violencia en los países expulsores. Por ello, aunque una reforma migratoria en Estados Unidos es importante, como también en México para atender a la migración centroamericana, “se debe dar solución a problemas concretos”, indicó. “Yo sí pienso que es una alerta esta migración y repatriación, todo el problema alrededor de los niños es un problema enorme y no podemos quedarnos indiferentes”, señaló el nuncio en una visita a esta ciudad para inaugurar el edificio de Filosofía del Seminario Diocesano. Aseguró que la Iglesia en México “está interviniendo de modo muy fuerte a través de los albergues y los lugares de recepción, pero la solución no es solamente esa; la solución es reducir la pobreza, porque la fuente de eso es la pobreza”. Además, los gobiernos deben trabajar también en la reducción de la violencia, “porque mucha gente que viene de Honduras y El Salvador está escapando a la situación de la violencia”. Christophe Pierre se congratuló de la reunión del presidente estadunidense Barack Obama con otros mandatarios de la región, “que viene también de la presión de la opinión pública”. Según el nuncio, los obispos de América Central, México y Estados Unidos no sólo están denunciando la emergencia de los menores migrantes, sino también “presentando propuestas, porque no podemos quedarnos indiferentes; el niño es la persona más importante. Todo tenemos qué intervenir”. Si el papel de la Iglesia, dijo, “no es intervenir directamente en la política”, en este tema debe hablar, denunciar y proponer soluciones, dialogar y ayudar a los migrantes en su camino. La iglesia es una parte de los ciudadanos que se expresan y que son parte de la opinión pública, y ¿por qué no? Eso es la democracia”.  

Comentarios