Denuncian golpiza y hostigamiento a familiares de desaparecidos en Querétaro

domingo, 27 de julio de 2014
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Policías encapuchados del estado de Querétaro golpearon a un hombre que protestaba por la desaparición de su hermano, mientras que otras familias fueron amenazadas con expresiones como “Los vamos a putear si no se quitan” y “Les vamos a partir su madre”. Según Brenda Rangel, integrante de Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos de México (Fundem), los hechos ocurrieron en los baños de una gasolinería cercana al lugar donde mantienen una protesta, por la negativa del gobierno queretano de concederles derecho de audiencia. [caption id="attachment_378226" align="alignnone" width="400"] Brenda Rangel denunció que las llantas de su camioneta fueron pinchadas. Foto: Especial.[/caption]   El bloqueo de un carril de la carretera 57 se realiza a la altura del kilómetro 9, dentro del casco urbano de Querétaro, entre las avenidas Luis Pasteur y Signatario. Con la presencia de cuatro patrullas de la Policía estatal, dos de las cuales son tripuladas por oficiales femeninos que portan armas largas, además de un nutrido contingente de granaderos, las cinco familias denunciaron que varios civiles y un sujeto que afirmó ser el secretario de Gobierno, han hostigado la manifestación a lo largo de la jornada. Integrante del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad (MPJD), Brenda Rangel insistió, en entrevista vía telefónica, que el tramo donde protestan es federal pero mientras la Policía Federal controla la circulación, las exigencias de que se retiren y las amenazas provienen de policías estatales. Desde hace cuatro años y ocho meses, cuando su hermano Héctor Rangel Ortiz desapareció en Monclova, Coahuila -a quien habrían “levantado” agentes municipales de esa ciudad norteña-, Brenda y otros familiares lo han buscado en diferentes instancias. Desde entonces la familia Rangel Ortiz ha solicitado, junto con otras familias de desaparecidos en Querétaro, audiencia con el gobernador José Eduardo Calzada Rovirosa sin tener más respuesta que amenazas, hostigamiento y difamaciones. De hecho, luego de abordarlo en la vía pública para pedirle personalmente audiencia, el mandatario les dijo que “no tenía tiempo”. En noviembre pasado, organismos defensores de derechos humanos denunciaron que el domicilio de Brenda fue rodeado por decenas de policías que atendían una supuesta llamada anónima que denunció su domicilio como centro de acopio de armas. Apenas el pasado viernes, las cuatro llantas de su vehículo fueron pinchadas, mientras que a otros familiares de desaparecidos los han intimidado, reteniéndoles por la fuerza en agencias del Ministerio Público, donde los instan a no reunirse con Brenda Rangel, mencionándoles que ella tiene nexos con el narco. La protesta de hoy incluyó el registro fotográfico de cada uno de los manifestantes, además de las amenazas y la presencia de una Suburban color gris con civiles aparentemente armados. “Hacemos responsable por la golpiza a Javier y de lo que pueda pasarnos a Calzada Rovirosa... Es un gobernante represor”, concluyó Rangel. La protesta comenzó de forma paralela al evento en que, con cientos de invitados especiales y un despliegue de seguridad, el gobernador Calzada Rovirosa leyó un mensaje tras la entrega de su Quinto Informe al Congreso, en el que destacó la competitividad económica del estado, y aseguró que Querétaro es la tercera entidad más segura del país. Al sitio de la protesta arribó por la tarde el secretario de Gobierno, Jorge López Portillo Tostado, quien pretendió negociar con los manifestantes para que éstos retiraran el bloqueo de la autopista. Aseguró a los familiares de los desaparecidos que el gobernador Calzada los recibiría el miércoles por la mañana en Palacio de Gobierno. “Que nos firmen un documento donde se comprometan de verdad porque ya nos han dicho eso muchas veces y no cumplen. Vaya a que firme el gobernador y aquí los esperamos”, dijeron los familiares. El secretario de Gobierno dijo que el gobernador “no tiene la facultad jurídica para firmar un documento como éste, sino que esta es la función y la atribución por ley del secretario de gobierno”, y optó por retirarse. Más tarde, acudió el comisionado estatal de los Derechos Humanos, Miguel Nava, quien más bien pretendió interceder por los derechos de los automovilistas que estaban viéndose afectados por el bloqueo de carriles en la autopista. Los manifestantes le pidieron interceder ante el gobernador para que éste, por fin, los atienda. “Es que no tengo su número”, respondió el ombudsman. (Con información de Verónica Espinosa)

Comentarios