Puntea Guanajuato en detenciones por robo de combustible a Pemex

lunes, 28 de julio de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- En los últimos 17 meses, un total de mil 400 personas fueron detenidas por robo de combustible a Petróleos Mexicanos (Pemex), cuya cifra alcanzó 9.3 millones de barriles sólo en 2013. En respuesta a una solicitud de información, la paraestatal detalló que sólo en el primer semestre del año fueron aprehendidas 479 personas. El año pasado las autoridades reportaron 921 detenciones. Asimismo, destaca que los robos de combustible y los pasivos laborales –básicamente pensiones y beneficios a los trabajadores– son la fuente principal de las pérdidas, y precisa que el promedio de producción diaria de Pemex el año pasado fue de 2.5 millones de barriles diarios, uno de los más bajos en 25 años. La solicitud precisa que las entidades donde se detectaron más tomas clandestinas en 2013 fueron: Tamaulipas, Jalisco, Veracruz y Sinaloa, pero fue en Guanajuato donde se aprehendió al mayor número de personas como presuntos responsables de las tomas, con 153 detenidos por 153 tomas en 2013 y 111 en lo que va de este año. En Tamaulipas sólo se detuvo a 85 personas el año pasado, aunque se registraron 491 tomas. Del total de combustible robado se aseguraron 30 mil 005 litros de gasolina y 16 mil 500 de diesel. El año pasado el Ministerio Público de Tamaulipas registró 393 denuncias de robo de combustible y sólo 89 concluyeron el proceso ante esa instancia. En lo que va de 2014 sólo se ha consignado a 45 personas. En 2012, en esa misma entidad se interpusieron 128 denuncias y ese mismo año se resolvieron 106, de las cuales sólo dos tuvieron sentencia condenatoria, en 26 casos no se ejerció acción penal y 78 quedaron bajo reserva. Desde 2009 a la fecha, el número de detenciones por robo de hidrocarburo se ha triplicado, pasando de 384 ese año a 921 en 2013. Sin embargo, durante todo el sexenio de Felipe Calderón sólo 22 personas acabaron en prisión por esa causa. El pasado sábado 26 se liberó en Jalisco a 21 trabajadores de la empresa al considerar que no había elementos que justificaran su detención, después de haber sido aprehendidos una semana por supuesto robo de combustible. Este tipo de sustracciones se presentan por lo regular en la Red Nacional de Ductos, a través de tomas clandestinas y al interior de algunos de los centros de trabajo de la misma empresa. La propia paraestatal ha reconocido en varias ocasiones que frecuentemente son organizaciones del crimen organizado las que están detrás de los robos. Para Pemex el tema es preocupante “no sólo por el costo del volumen extraído, sino por el riesgo que las tomas clandestinas conllevan, ya que pueden causar daños graves a las personas involucradas en el robo, a las comunidades aledañas y a las instalaciones, además de posible deterioro del medio ambiente”, de acuerdo con el informe anual que la paraestatal presentó a las Secretarías de Energía y Hacienda. Ante ello, Pemex instrumentó la llamada Estrategia de Control del Mercado Ilícito de Combustibles, que hasta abril de este año fue manejada por la Gerencia de Servicios de Seguridad Física con el apoyo de las secretarías de la Defensa Nacional y Marina, la Procuraduría General de la República y la Policía Federal. A esta Gerencia, el Estado mexicano destinó este año un presupuesto de mil 368 millones 741 mil 298 pesos. Sin embargo, desde abril se reforzó la labor con la creación de la Subdirección de Salvaguardia Estratégica, que según la solicitud de información 1857200098014 no cuenta con presupuesto asignado todavía, dada su reciente creación.

Comentarios