Hallan camioneta robada, pero sin material radiactivo

viernes, 4 de julio de 2014
MÉXICO, D.F., (apro).- La camioneta robada ayer con material radiactivo en el municipio de Atizapán, Estado de México, fue localizada esta madrugada en Tlalnepantla, pero sin la fuente de Iridio 192, por lo que continúa firme la alerta emitida ayer en 12 estados del centro del país. A través de su cuenta en Twitter, el coordinador nacional de Protección Civil de la entidad mexiquense, Luis Felipe Puente, informó que el iridio no se localizó dentro del vehículo. Dos horas antes de ese anuncio, policías municipales de Tlalnepantla detectaron el vehículo cuando circulaba por la avenida Presidente Juárez. Agentes marcaron el alto al conductor, quien abandonó la unidad sobre la calle Lázaro Cárdenas, casi esquina con la calle Emiliano Zapata, en la colonia Tepetlacalco. Las autoridades resguardaron el lugar y notificaron el hallazgo de la camioneta. Personal de Protección Civil arribó al sitio junto con un grupo de especialistas y retiraron el vehículo. La noche de ayer, la Secretaría de Gobernación, a través de la Coordinación Nacional de Protección Civil, emitió una alerta en 12 estados del centro del país por el robo del material radioactivo, que puede ser peligroso para la salud humana. La dependencia lazó el alertamiento a las unidades de Protección Civil del Estado de México, Distrito Federal, Morelos, Puebla, Tlaxcala, Guerrero, Michoacán, Guanajuato, Querétaro, Hidalgo, Oaxaca y Veracruz. Según el comunicado de la Secretaría de Gobernación, la fuente radiactiva de Iridio 192, utilizada en la práctica de radiografía industrial, se encontraba en un vehículo tipo pick up, marca Nissan blanco, placas 989YYG. El vehículo y la fuente radioactiva son propiedad de la empresa Novo Control SA de C V, informó la dependencia, y advirtió que esa fuente puede resultar peligrosa para las personas que hagan uso de ella si no se maneja en las condiciones de seguridad establecidas o no se protege desde el punto de vista físico; además, podría causar lesiones permanentes o graves a la persona que la manipule o esté en contacto con ella durante un tiempo breve, de minutos a horas. “Si el material no se encuentra dentro de su contenedor representa un riesgo importante para la salud, sin embargo, dicha fuente no es peligrosa si no se extrae de su blindaje”, alertó. Asimismo, la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardias, por medio de la Coordinación Nacional de Protección Civil, emitió las siguientes recomendaciones en caso de localizar la fuente: No realizar manipulación alguna del equipo ni permanecer cerca del mismo, establecer un perímetro de seguridad y resguardo con radio mínimo de 50 metros, notificar el hallazgo de inmediato a la autoridad de orden federal al 088 y al número de la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardias 01 800 111 3168. Hace apenas tres semanas, el 11 de junio, también en el Estado de México se registró el robo de material radiactivo que estaba almacenado en una bodega del municipio de Tultitlán, mismo que fue recuperado el 18 de ese mismo mes. Pero ese no fue el primer caso de robo de material radiactivo en el país. La madrugada del 3 de diciembre de 2013 fue hurtada una fuente de cobalto 60 en la comunidad de Tepojaco, Hidalgo, mientras dormitaba el chofer del camión que transportaba el material radiactivo. Eran dos kilos 300 gramos de cobalto 60 que formaba parte de un equipo de radioterapia en desuso, según informó el área de Comunicación Social de la delegación del IMSS en Baja California. El recipiente que contenía el cobalto 60 fue hallado en el municipio de Hueypoxtla, municipio de Zumpango, a un kilómetro de distancia de donde fue abandonado el camión que lo transportaba. En aquella ocasión, seis personas estuvieron expuestas al material radiactivo robado y tuvieron que ser hospitalizadas para corroborar que no presentaban riesgos en su salud.

Comentarios

Otras Noticias