Empañan anomalías la primera jornada electoral del gobierno de EPN

lunes, 7 de julio de 2014
MÉXICO, D.F., (apro).- Los tres primeros procesos electorales del sexenio de Enrique Peña Nieto efectuados en Coahuila, Nayarit y Puebla, estuvieron marcados por la compra de votos y la intimidación y la baja participación de los votantes, entre otras irregularidades denunciadas hasta ahora. En Coahuila, donde estuvieron en disputa 16 distritos electorales para renovar el Congreso local, el PRI arrasó, pero la jornada electoral tuvo una escasa participación, de apenas 41% del listado nominal. El dirigente estatal del PAN, Bernardo González, admitió abiertamente que les ha faltado “encontrar la forma de motivar a los ciudadanos a participar, a ir a votar". A través de Twitter, el PAN denunció compra de votos y como prueba publicó la imagen de un sobre de papel con un billete, que supuestamente fue un pago a electores para favorecer al PRI en las urnas. La falta de cuadros por quién votar en esa entidad motivó incluso que varios ciudadanos anularan sus boletas con la frase que se convirtió en un tema viral tras la derrota de la Selección mexicana ante la de Holanda: “No era penal”, escribieron en la boleta algunos votantes de los distritos 8 y 3 de Coahuila, correspondientes a Torreón y Saltillo, respectivamente. Lo mismo hicieron electores en Nayarit, donde la alianza “Por el bien de Nayarit”, integrada por el PRI, PVEM y Nueva Alianza, se llevaron 16 de los 20 municipios y 14 de18 diputaciones. En el municipio de San Blas, el candidato independiente Hilario Ramírez Villanueva, quien durante su campaña aceptó que “robó poquito, porque está bien pobre” cuando fue presidente municipal por el PAN, ganó la elección sobre todos los partidos con 5.54% de ventaja y todas las casillas computadas. La alianza PAN-PRD obtuvo el triunfo en el municipio de Tepic, donde la semana pasada ambos partidos denunciaron que Noemí Galindo Ponce, delegada de Sedesol en Nayarit, operó recursos a favor del candidato priista, Roy Gómez Olguín. Dicha alianza obtuvo una ventaja de 54.57% frente a 37.79% del PRI. El candidato panista a la alcaldía, Leopoldo Gómez acusó que durante la instalación de algunas casillas se registraron presiones para compra de votos a favor del priista, por lo que se tuvieron que nombrar nuevos representantes de casilla. En ese mismo municipio, el diputado federal del PAN, Ramón Sampayo Ortiz denunció que fue agredido por un grupo de hombres que se transportaban en camionetas e iban con máscaras y vestidas de negro. Según su versión, cuando transitaba por la colonia Morelos, una camioneta le cerró el paso y una persona que llevaba un bat golpeó la camioneta en la que él viajaba. Además dijo que él recibió un golpe en la cara. El diputado por Tamaulipas, quien acudió a Tepic en calidad de observador, dijo que lo tomaron desprevenido cuando lo golpearon, pero sí tiene datos de la camioneta en la que se trasladaban los agresores. El PAN anunció que presentará denuncia por este caso ante la Procuraduría General de la República (PGR). Los dirigentes nacionales del PAN y PRD, Gustavo Madero y Jesús Zambrano, respectivamente, afirmaron que también estuvieron a punto de ser agredidos por un grupo de personas enmascaradas que iban en camionetas y, atrás de ellos, una unidad de la policía del estado. Los policías, “tuvieron conocimiento de que estábamos presentes, llegaron individuos vestidos de negro, camionetas nuevecitas, algunas sin placas, supuestamente iban con la pretensión de agredirnos y golpear, pero cuando se dieron cuenta que había medios de comunicación o que éramos más que ellos, se regresaron”, narró Zambrano. Según el perredista, los policías no intervinieron hasta que ellos lo solicitaron y “pudieron detener a uno solo de ellos y se llevaron una de las camionetas, a todos los demás los dejaron escapar, ¿y qué traían las camionetas? Se pudo evidenciar máscaras y vestimenta de negro con las que estaban actuando. Ya no podrán decir que no es cierto”, sostuvo Zambrano. También, dijo, encontraron “casas amigas del PRI”, donde se pagaba a los electores mil pesos por voto. Hasta ahí llegaban decenas de camionetas que trasladaban personas, abundó. Entre las irregularidades registradas, también se denunció que el presidente de una casilla en Compostela, permitió que dos personas votaran si estar registradas en el listado nominal. En Puebla ninguno de los dos municipios en juego fue para el PRI: en Acajete ganó el Movimiento Ciudadano y en Cuapiaxtla la alianza Puebla Unida, que conforman PAN, PRD, Nueva Alianza y Compromiso por Puebla. Sin embargo, la jornada tampoco estuvo exenta de incidentes: nueve personas fueron detenidas durante los comicios, acusadas de intentar desestabilizar las elecciones mediante la compra de votos a favor del candidato de Puebla Unida, Antonio Aguilar, en el municipio de Acajete. Pobladores detuvieron a un hombre a quien acusaron de comprar votos, por lo que fue entregado a las autoridades. Otras ocho personas que viajaban en una vagoneta de una empresa de servicios de banquetes, “Alquiladora Acajete”, fueron detenidas acusadas de pertenecer a un grupo de choque para desestabilizar la elección y favorecer al candidato de Puebla Unida. Los detenidos fueron trasladados por elementos de la Policía Estatal ante la agencia del Ministerio Público para iniciar las investigaciones.

Comentarios