Dos mexicanos en la lista de los 10 delincuentes más buscados por el FBI

viernes, 1 de agosto de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- En la lista de los 10 delincuentes más buscados por el Buró Federal de Investigaciones (FBI por sus siglas en inglés) figuran dos mexicanos, Fidel Urbina y Eduardo Ravelo, El Tablas, cuyas cabezas fueron tasadas en 100 mil dólares por cada uno. Un tercer mexicano, José García Guevara, fichado por violación y homicidio, se encontraba en dicha lista, pero decidió entregarse a la justicia. A Eduardo Ravelo, El Tablas, se le identifica como mando operativo de Barrio Azteca, una de las cinco principales pandillas criminales en Estados Unidos, que trabaja en estrecha colaboración con los cárteles de la droga en México. Según la información del FBI, Ravelo, considerado “extremadamente peligroso”, estuvo por años al servicio del capo de la droga Vicente Carrillo Fuentes, líder máximo del Cártel de Juárez. Sus actividades abarcan el tráfico de estupefacientes y homicidios por encargo. Las autoridades estadunidenses buscan desde 2008 a El Tablas, luego de que un juzgado en Texas lo acusó de múltiples delitos. El FBI advierte que el fugitivo pudo incluso realizarse una cirugía plástica y alterar sus huellas digitales para dificultar su captura. Fidel Urbina, el otro mexicano en la lista, es buscado desde 1998 por su participación en dos feminicidios perpetrados en Chicago. El FBI cree que podría estar escondido en Durango. La recompensa más alta de la lista de los 10 fugitivos más buscados es para otro latino, el portorriqueño Víctor Manuel Gerena. El pago es de un millón de dólares por información que permita su captura. En 1983, Gerena participó en un asalto cometido contra una compañía de seguros en Connecticut, de donde fueron saqueados más de siete millones de dólares. El puertoriqueño sometió a dos guardias de seguridad, los amordazó y les inyectó una sustancia desconocida para adormilarlos. Las autoridades tienen pocas pistas de su paradero. Los otros extranjeros de la lista son el hondureño Alexis Flores, acusado del secuestro y homicidio de una niña de cinco años de edad, y el ucraniano Semion Mogilevich, buscado por un fraude serial que alcanzó los 150 millones de dólares. El resto de los fugitivos más buscados son estadunidenses y están vinculados con homicidios violentos. Los casos más sonados son los de Gren Stewart Godwin y William Bradford Bishop Jr. Tras ser acusado de un crimen, Gren Stewart Godwin, originario de Miami, Florida, fue recluido en la prisión estatal de Folsom, California, pero en 1987 escapó. Ese mismo año fue recapturado por tráfico de drogas y recluido en una prisión de Guadalajara, México, donde asesinó a su compañero de celda, y volvió escaparse en 1991. Hasta ahora está prófugo. Otro caso tan violento como enigmático es el de William Bradford Bishop Jr., un exoficial del Departamento de Estado, quien en 1971 asesinó a su esposa, a su suegra y a sus tres hijos de cinco, 10 y 14 años de edad. Tras cometer el multihomicidio en Maryland, transportó los cadáveres a Carolina del Norte donde los incineró. Desde hace cuatro décadas, y pese a extensas campañas informativas, se desconoce por completo el paradero de Badford e incluso se ha llegado a dudar que continúe con vida, aunque tampoco hay certeza de su muerte.