Exalta Peña "cambio" en la historia del país al promulgar reforma energética

lunes, 11 de agosto de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- En el lenguaje uniforme del Pacto por México, aunque sin la representación perredista, excepto por la de dos gobernadores, la promulgación de la reforma energética fue reiterativa en un mensaje: el cambio de la historia del país. El mandatario anunció que a partir de esta semana iniciará la aplicación de las nuevas leyes energéticas, adelantando los tiempos de puesta en marcha de diferentes medidas, para que en tres meses, entre agosto y octubre, quede listo el andamiaje reglamentario, la integración de nuevos organismos y otras acciones. En el Patio de Honor del Palacio Nacional, Peña Nieto expuso, momentos antes de firmar los decretos de promulgación, que el próximo miércoles 13 la Secretaría de Energía (Sener) realizará la Ronda Cero, que identificará las zonas que serán reservadas a Pemex, y la Ronda Uno, que definirá cuáles serán las áreas que se licitarán en enero próximo, además de las primeras áreas en que la hasta hoy paraestatal buscará asociarse con inversionistas privados. Con el argumento de la certidumbre para la paraestatal y para los inversionistas, las dos acciones se suman a otras ocho que el Ejecutivo dio a conocer durante su intervención. Las acciones anunciadas, que aceleran la puesta en marcha del nuevo marco legislativo del sector, incluyen, para agosto, la expedición de los decretos del Centro Nacional de Control de Energía y del Centro Nacional de Control del Gas; también la presentación al Senado de los candidatos a integrar las comisiones Reguladora de Energía y Nacional de Hidrocarburos. Además, en septiembre se creará un sistema de educación en materia energética con la participación de la Sener y la Secretaría de Educación Pública (SEP). Y en octubre se emitirán los reglamentos de las nuevas leyes; el decreto de modificación del Instituto Mexicano del Petróleo (IMP); los lineamientos para la emisión de certificados de energías limpias, y el reglamento de la nueva Comisión Nacional de Seguridad Industrial y Protección al Medio Ambiente del sector hidrocarburos. Para Peña Nieto, la reforma energética “cambió la historia” y “acelerará el crecimiento y el desarrollo de México”; también muestra que “la democracia ha dado grandes frutos” y que “se derribaron barreras”. No obstante, el mandatario felicitó a los diputados y senadores, “independientemente del sentido de su voto”. Hasta los mayas Fusión de generaciones y estilos, de la retórica rebuscada y de la de los datos, el acto se desarrolló sin sobresaltos, con un prolongado aplauso a Peña Nieto a su ingreso al Patio de Honor y una despedida con aplausos intermitentes cuando se despedía de colaboradores e invitados especiales. Cuatro oradores precediendo al presidente ante un auditorio compuesto por quienes encabezan las cámaras, la presencia de todos los integrantes del gabinete legal y ampliado, de los dirigentes sindicales del sector, los dirigentes de PRI, PAN, PVEM y Panal, de la mayoría de los gobernadores, incluidos dos de los surgidos de izquierda, el guerrerense Ángel Aguirre y el oaxaqueño Gabino Cué, cuyas cúpulas partidistas no estuvieron presentes. El acto inició con la presentación de Pedro Joaquín Coldwell, titular de la Sener, quien enumeró los diferentes aspectos de la reforma con los mismos argumentos del discurso y la publicidad oficial: tarifas más bajas, energía limpia, mayor inversión… lo que resumió en dos ventajas: Se podrá contar con tecnología para hidrocarburos, convencionales y no convencionales; así como un nuevo mercado del sector que mejorara precios y tarifas para los consumidores mexicanos. El discurso de Pedro Joaquín concluyó: “Un cambio en la manera en que relacionamos nuestra identidad nacional con la energía, que se corresponderá ahora con las realidades del siglo XXI y el entorno con el que nos desenvolvemos los mexicanos de esta generación. “Con la reforma energética, el presidente Enrique Peña Nieto y el Congreso han ampliado para México las alamedas del porvenir” Luis Videgaray, secretario de Hacienda, omitió la retórica de viejo cuño para abundar en que la reforma fue “radical” para el régimen fiscal por el fortalecimiento financiero: se disminuye la carga fiscal a Pemex; la renta petrolera, con la mayor productividad, aumentará los ingresos del Estado, aparte de que se crea el Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo. La intervención del dirigente del PAN, Gustavo Madero, fue aún más festiva, pues para él la aprobación de las reformas es producto de “la mayoría democrática”. “Celebremos los frutos del consenso y la madurez política”, dijo. El líder panista sostuvo que la reforma es la más importante en 75 años para el sector y que esta fecha marca la historia porque los cambios legislativos “redefinen al país”. “Celebremos juntos los frutos de los grandes consensos de México”, insistió más tarde, luego de llamar a un acuerdo por el salario mínimo y recordar que en el Pacto por México aun hay pendientes. En el caso del dirigente nacional del PRI, César Camacho Quiroz, quien fue más allá en la fecha: “Será destacado en la cuenta larga de la historia nacional, aquella que los antiguos mayas utilizaban para registrar los grandes acontecimientos, los que cambian radicalmente el curso de la sociedad. “La trascendencia, el salto cualitativo que estamos dando, se va a calibrar cabalmente con el paso del tiempo”. Y para ir más allá de la publicidad del gobierno de Peña Nieto, Camacho Quiroz consideró, a nombre de los priístas, “más que el rostro, le estamos cambiando el corazón a México”. Después del acto, la Presidencia de la República anunció que esta noche Peña Nieto emitirá un mensaje a la nación, en cadena nacional.

Comentarios