Anuncian la inminente liberación de mexicanos presos en Brasil

lunes, 18 de agosto de 2014
MÉXICO, D.F., (apro).- La justicia brasileña otorgó el hábeas corpus a los cuatro mexicanos detenidos en Brasil, entre ellos dos exfuncionarios panistas de la delegación Benito Juárez, acusados de golpear a un hombre y realizar tocamientos a su esposa, por lo que el próximo viernes 22 podrían salir de prisión. Así lo informó esta mañana Xavier Olea, abogado de Rafael Miguel Medina Pederzini y Sergio Israel Eguren Cornejo, exdiputados de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, y Ángel Rimak Eguren Cornejo y Mateo Codinas Velten, detenidos el pasado 29 de junio en Fortaleza, Brasil. A los mexicanos se les imputa el delito de agresión, tipificado en el artículo 146 del Código Penal brasileño. De acuerdo con Olea, la Primera Cámara Criminal del Tribunal de Ceará, estado donde se encuentra la ciudad de Fortaleza, otorgó el hábeas corpus para los cuatro detenidos y solicitó al juez que defina las medidas cautelares con las que podrían salir los mexicanos. "El juicio comienza el viernes, por lo tanto las medidas se dictarán cuando acabe la audiencia", explicó el abogado en entrevista para Milenio, y aclaró que de prolongarse la presentación, el juez podría dictar las medidas cautelares hasta el próximo lunes 25. Señaló que existen diferentes escenarios para que los detenidos enfrenten el juicio, que podría tomar entre siete meses y un año, pero ninguno de ellas contempla su regreso a México. Explicó que la primera medida sería tomar como garantes de la permanencia de los detenidos en la ciudad de Fortaleza a la embajadora de México en Brasil, Beatriz Paredes y al propio Xavier Olea. En este caso los mexicanos podrían vivir en un departamento que han alquilado para tal efecto, con la vigilancia permanente de una patrulla afuera del inmueble e incluso salir a la calle. Esa sería la medida que tanto Olea como los abogados que llevan el caso en Brasil, Diago Malca y Edgar Baca, buscarían sea aprobada por el juez. Sin embargo, podrían dictarse otras medidas cautelares como el arraigo, en la que el juez establecerá el lugar donde deberán mantenerse los mexicanos y no podrán salir a la calle. Otro escenario es que porten un grillete en el pie, sean vigilados las 24 horas por policías –aunque podrían salir a la calle–, y también podrían asignarles una patrulla de manera permanente al lugar donde los mexicanos van a estar. Finalmente el juez podría determinar que salgan durante el día y regresen a dormir al penal. Olea informó que ya han notificado a algunos de los familiares de Eguren y Medina sobre la medida autorizada esta mañana durante la audiencia de reconsideración. El pasado 29 de junio, supuestamente cuando los mexicanos viajaban en un taxi, tocaron por atrás a una mujer que esperaba cruzar la calle Monsenhor Tabosa, quien iba acompañada de su esposo y otro hombre. El esposo de la afectada les reclamó y los mexicanos se bajaron del taxi para agredirlo a golpes, dejándolo ensangrentado. Las personas que transitaban por la avenida impidieron que los mexicanos huyeran del lugar, hasta que arribó la policía, y fueron trasladados a la Delegación de Protección al Turista y luego a la Delegación de Capturas.

Comentarios