Queman cuatro unidades de la Coca Cola por no pagar cuota al narco

martes, 5 de agosto de 2014
CHILPANCINGO, Gro. (apro).- Sicarios de la organización criminal de La Familia interceptaron y quemaron cuatro unidades de la empresa Coca Cola en el municipio de Arcelia, ubicado en la región de Tierra Caliente. La causa de esta acción violenta se debe a que los gerentes del corporativo Femsa, se han negado a pagar cuota a la banda criminal que opera en esta franja de la entidad, así como en la Zona Norte y el sur del Estado de México, según indican reportes oficiales consultados por Apro. Incluso, la bodega de Coca Cola que operaba en la cabecera municipal de Arcelia fue cerrada desde la semana pasada por presiones de los extorsionadores. Por ello, el producto de la trasnacional era surtido desde Ciudad Altamirano, municipio de Pungarabato donde se encuentra la matriz de Femsa en la región de Tierra Caliente de Guerrero. Reportes de la prensa local refieren que desde las 17:00 horas, los conductores de las unidades notificaron a las autoridades estatales y federales de la agresión y robo de sus unidades en diferentes puntos de Arcelia. Personal del Ejército y de la Marina, que asumieron el control de la seguridad en este municipio, no detectaron en ese momento los vehículos de la empresa Coca Cola, dos camiones repartidores y dos autos de ventas. Sin embargo, ya por la noche las unidades fueron localizadas incendiadas sobre un camino de terracería que conecta Arcelia con el poblado de Hacienda Nueva, municipio de Tlapehuala. Hasta el momento, la empresa FEMSA - Coca Cola no ha emitido una postura sobre la agresión ni la extorsión que se ha convertido en modus vivendi de la delincuencia que opera en la Tierra Caliente. Por su parte, la Procuraduría estatal emitió un comunicado esta mañana donde se limita a informar que investigarán el hecho violento en contra de la empresa refresquera. A pesar de la fuerte presencia castrense en los municipios de Arcelia, Tlapehuala, San Miguel Totolapan, Coyuca de Catalán y Ajuchitlán del Progreso no ha disminuido la comisión de delitos –ejecuciones, secuestros, robos y extorsiones-- que tienen paralizada esta importante región económica del estado que colinda con Michoacán y el Estado de México. La zona se la disputan tres grupos delincuenciales: La Familia, Caballeros Templarios y una célula al servicio del Cartel Jalisco Nueva Generación.

Comentarios