Ríspido debate en aval a régimen fiscal de Pemex y fondo petrolero

martes, 5 de agosto de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Con agrios intercambios y visiones opuestas sobre la renta petrolera y el nuevo régimen fiscal para Pemex entre la oposición de izquierda y las bancadas de PAN, PRI y PVEM, el Senado aprobó por 92 votos a favor y 25 en contra los dos dictámenes provenientes de San Lázaro sobre la Ley de Ingresos sobre Hidrocarburos y la creación del Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo. La sorpresa para muchos fue el voto a favor del senador tabasqueño del PRD, Fernando Mayans, quien en todos los anteriores dictámenes había subido a tribuna a criticar duramente el modelo de la reforma energética. Su voto a favor fue “cantado” por la Mesa Directiva y recibió, por primera ocasión, los aplausos de las bancadas de PAN, PRI y PVEM. En entrevista, Mayans Canabal justificó su voto porque es “un compromiso a favor de Tabasco”. Afirmó que esperan recibir poco más de 3 mil millones de pesos, derivados del Fondo de Extracción de Hidrocarburos (Fexhi) y por el nuevo impuesto predial petrolero que será por kilómetro cuadrado. Sin embargo, la posición de Mayans también fue criticada en tribuna por otros senadores del PRD, como Dolores Padierna y Alejandro Encinas. Este consideró que se trata de “una nueva zanahoria” porque no se conocen las reglas y “miles de millones de pesos que se les ofrecieron a las entidades serán de papel”. A su vez, Padierna reviró a Mayans que “si de verdad quieren apoyar a Tabasco, no acepten valores ridículos e indignantes” por el pago del impuesto predial a las empresas petroleras. “Ni paleros ni traidores”: Lozano Otro momento ríspido de la sesión fue cuando el senador del PAN, Javier Lozano, desde su escaño se quejó por las críticas de Padierna a quienes han votado a favor de la energética. “No somos ni paleros ni traidores”, reviró Lozano a Padierna. “Entiendo que estén nerviosos por el futuro que les depara por el surgimiento de Morena y porque votaron a favor de una reforma fiscal”, sentenció el panista. Los senadores del PRD, Angélica de la Peña y Armando Ríos Pitter, reprocharon a Lozano Alarcón que se burlara de los legisladores en redes sociales. Y el legislador guerrerense trajo a colación el viejo refrán que el panista habría dicho el empresario chino Zhenli Ye Gon: “Coopelas o cuello”. “Me he chutado todas estas necedades y filibusterismo de estos señores”, respondió Lozano. “Claro que soy tuitero y ejerzo mi libertad de expresión”, atajó airado el panista. Los ánimos se fueron caldeando en la penúltima sesión del Senado de la República, después de un aparente diálogo de sordos, donde los legisladores de PRI y PAN insistían en que se fortalecía a Pemex con estos dictámenes, mientras que los legisladores de PRD y PT advirtieron que se trata de un régimen fiscal “más confiscatorio” para la paraestatal y a beneficio de los futuros contratistas. Danza de cifras y calificativos En la primera parte del debate, la senadora Layda Sansores, del PT, arremetió contra los dictámenes que apoyan los legisladores de PAN, PRI y PVEM, así como hacia el presidente Enrique Peña Nieto, quien “padece el síndrome de Zacazonapan”, debido a que tiene “una visión pueblerina del desarrollo”. La legisladora campechana calificó al nuevo Fondo Mexicano Petrolero como “una Tesorería paralela” que estará bajo el control del secretario de Hacienda, Luis Videgaray. Irónica, dijo que el fondo se parece más a Nigeria que a Noruega. Y a Manuel Cavazos Lerma, senador del PRI y exgobernador de Tabasco, reviró: “No sé qué acciones esotéricas invocó” para saber que se obtendrán más recursos. “No hay que caer en los falsos debates”, convocó el senador del PVEM, Luis Armando Melgar, y afirmó que el Fondo Mexicano Petrolero “generará más ingresos”, aunque también admitió que Pemex “no tiene viabilidad para existir” y por eso se requiere de la inversión de los privados. Carlos Mendoza Davis, del PAN, sostuvo que “no es la reforma de Peña Nieto, sino una parte de la que propusimos cuando gobernamos México”. “En el PAN no impera el resentimiento”, acotó. Por el PRD, Alejandro Encinas y Dolores Padierna detallaron por qué su partido estaba en contra de ambos dictámenes. Encinas reiteró que la “carga fiscal para Pemex será exactamente la misma” y “se trata de un régimen fiscal confiscatorio”. El Fondo Mexicano del Petróleo “operará con un alto grado de discrecionalidad y opacidad”, ya que dependerá exclusivamente del Poder Ejecutivo y, específicamente de la Secretaría de Hacienda, argumentó Encinas. Padierna criticó que a Pemex se le dará un peor trato fiscal que a las empresas privadas. La utilidad bruta para la empresa paraestatal será de sólo 3.8% y a las empresas petroleras trasnacionales se les dará hasta 74.73%. Dolores Padierna respondió al senador del PRI, Miguel Romo Medina, que el valor de los contratos lo decidirá “discrecionalmente” el secretario de Hacienda, sin fiscalización del Congreso. “Dicen que nos vamos a quedar con la mayor parte de la renta petrolera, como si fuera un acto de fe. Aquí no estamos en misa, estamos en el Poder Legislativo donde se hacen leyes, y no se está definiendo el límite de la renta petrolera. ¿Cuánta riqueza petrolera pueden llevarse los privados? ¿Cuánto le corresponde al Estado?”, inquirió Padierna. En el mismo sentido, Armando Ríos Pitter afirmó que el éxito de los fondos petroleros internacionales está en la participación del Poder Legislativo. Mario Delgado, también del PRD, criticó que se deje una tasa de regalía tan baja para atraer a las compañías petroleras privadas. Los senadores del PRI, Blanca Alcalá y Gerardo Sánchez, trataron de frenar las críticas de los senadores perredistas. Según Alcalá, el nuevo régimen fiscal sí beneficiará a Pemex y puso como ejemplo Pemex Exploración y Perforación, debido a que “pasaría de tener una pérdida de 33 mil 650 millones de pesos a una utilidad de 56 mil 250 millones de pesos”. Gerardo Sánchez, líder de la CNC, afirmó que “la historia no es para juzgar ni encontrar justificaciones a nuestras insuficiencias. La historia es para comprenderla, bajarla del pedestal, darle vida”, en clara respuesta a las constantes críticas de los legisladores de las izquierdas.

Comentarios