"La nación está enferma" tras dos años de peñismo: Monreal

lunes, 1 de septiembre de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Dos visiones de país y manera de entender la práctica política se evidenciaron en la Cámara de Diputados durante la entrega del Segundo Informe de Gobierno del Ejecutivo federal y en donde la figura menos importante fue la del presidente de la República. La primera, encabezada por Manlio Fabio Beltrones, coordinador del PRI, quien aseguró que “la fuerza del Estado mexicano se hizo presente” para lograr, mediante la razón, el diálogo, la negociación y la tolerancia reformas que cambiarán al país, aunque aún falta su reflejo en los bolsillos de los mexicanos. “Hoy contamos con un nuevo entramado legal e institucional, cristalizado en 11 reformas transformadoras que deben darle un renovado impulso al desarrollo nacional”, sostuvo el priista. En la segunda visión, encabezada por Ricardo Monreal, coordinador de Movimiento Ciudadano (MC), éste respondió por Enrique Peña Nieto a la pregunta de cuál es el estado que guarda la nación: “La nación está enferma, la inseguridad, la atonía económica y la corrupción la tienen postrada. La decadencia política es insalvable”, fustigó Monreal Ávila. Y en medio de ambas, el reconocimiento de lo sucedido en este segundo año de gobierno con Peña Nieto al frente: la fragmentación de las izquierdas por el poder presidencial, el “divide y vencerás es un lema autoritario. Corrompe y controlarás, es la consigna de ahora”, sentenció la senadora Dolores Padierna al fijar la posición del PRD ante el reporte del estado de la nación. Y los dos, Monreal y Padierna, confluyeron en un punto: durante la aprobación de las reformas por el Congreso de la Unión en este 2014 los medios de comunicación abdicaron de la denuncia y presentación de ideas para recibir a cambio planas y spots millonarios para promover el nuevo marco legal. “Ante las entrevistas en medios electrónicos, el presidente de la República presume que su reforma energética fue la más discutida en la historia… Miente cuando habla de debate legislativo… fue una discusión silenciada por los medios masivos que ahora están inundados con spots y propaganda del autoelogio”, acusó Dolores Padierna. “Besamanos” en Palacio, mañana Monreal Avila alertó: “Ahora los spots sobre logros y avances imaginarios suplantan a la comunicación política efectiva. Creen que engañan a la nación, la investidura presidencial se lleva al terreno de lo ridículo con ceremonias autocomplacientes, como la de mañana en Palacio Nacional”, dijo. En el último tramo de las intervenciones, el PRI cerró adelantando lo que será el próximo periodo ordinario de sesiones y deslizando que fue la fuerza judicial la que se eclipsó por la política en la aprobación de las reformas propuestas por Peña Nieto. “Se trata de reformas que en algunos momentos polarizan y en lo general tocan espacios de poder y privilegios, origen principalísimo de la desigualdad en nuestro país. La fuerza del Estado mexicano fue así que se hizo presente. Su mejor apoyo fue la razón, compartida con la mayoría de las fuerzas políticas. Sólo así se puede explicar el tamaño y los alcances del cambio… Aprendimos que, en medio de nuestras diferencias, no debemos renunciar a la tarea primordial de hacer política y practicar el arte de la política parlamentaria, transparente y leal. “Esta es una Cámara legislativa hecha para el diálogo constructivo, no para la violencia de la descalificación discursiva, pensada para actualizar nuestra legalidad, no para custodiar dogmas y tabúes… Abdicar a hacer política para entendernos y atendernos en nuestras preocupaciones sería asumir una postura fácil e irresponsable al permitir que el Poder Ejecutivo o el Legislativo dejaran, como única y no como última instancia, al Poder Judicial en la definición de nuestra legalidad”, acotó Beltrones Rivera. Antes de que arrancaran los posicionamientos políticos en una sesión de Congreso encabezada por primera vez por la izquierda en ambas cámaras, el secretario de Gobernación, Miguel Angel Osorio Chong, entregó el segundo informe de Peña y reconoció el trabajo de ambas instancias para alcanzar las reformas. Luego, Sanjuana Cerda, del Panal, y Ricardo Astudillo, del PVEM, no pararon en elogios a Peña Nieto y las presuntas bondades de las 11 reformas constitucionales. En tanto que Héctor Larios, del PAN, subió a tribuna para asumir una posición de partido gobernante: haciendo propuestas y olvidando cuestionamiento alguno a la forma en que Peña Nieto condujo el país en este último año. Sólo Ricardo Monreal, del MC, rindió un informe sobre la situación que guarda el país, mientras que Beltrones pareció rendir un informe de próximo candidato a alguna posición política. El primero inició aclarando que el evento no era más que un acto de simulación e hipocresía, pues “esta ceremonia es insustancial”, ya que “la patria se desmorona mientras que la oligarquía se exhibe coronada sobre una crisis moral, ética, económica y política que mantiene con cargo a un pueblo cada vez más indignado… La oligarquía ya no requiere las sedes de los Poderes de la Unión, ni siquiera como escenografía para sus encuentros y acuerdos de compra-venta de la nación. Se sustituyó la fatuidad presidencial por un modelo autocrático del informe”, sostuvo Monreal. Y recordó al expresidente Adolfo López Mateos, quien instó a la población a desobedecer a aquel gobierno que intente ceder los recursos naturales de la nación, pues “sólo un traidor entrega su país a los extranjeros”. Enseguida, Monreal abundó: “Así o más claro. Se jactan de aprobar reformas estructurales y no son sino reformas antipopulares y regresivas. Reformas de la ignominia y la codicia, aprobadas por un puñado de traidores a la patria y que la historia no va a exculpar”. En contraste, Beltrones enalteció las reformas y el haberlas logrado gracias a la razón y la política: “No obstante todo ello, sólo lo podemos hacer posible (el diálogo constructivo) si no renunciamos a la política, espíritu natural que acompaña al hacedor de cosas. Y es que abandonar el quehacer político desnaturalizaría el sentido de nuestra organización como República y sus tres poderes”. Beltrones Rivera respondió luego a la oposición que denunció la invasión de spots publicitarios para “explicar las bondades” de las reformas de este segundo año de Peña Nieto: “Ahora hay que explicar las reformas. Es que gobernar –argumentó Beltrones– es escuchar, decidir y luego explicar por qué se hicieron las cosas. Que nadie se extrañe que eso suceda”. El priista, que arrancó los aplausos de sus correligionarios, del Panal y del PVEM durante más de un minuto, repartió elogios no sólo a Peña Nieto sino a todo su gabinete. “En el PRI reconocemos la voluntad y el liderazgo del presidente Enrique Peña Nieto. Sí, reconozco en el presidente Enrique Peña Nieto que ha demostrado, al igual que su colaboradores, que el ejercicio discreto pero eficaz de la política y del diálogo democrático y plural, son la única fuente de los resultados y las transformaciones que están en marcha. “Ello es un referente y valioso legado para la cultura política y democrática de nuestro país”, aseguró en medio de aplausos. Y así como Beltrones y Monreal, que provocaron aplausos entre sus seguidores, la perredista Dolores Padierna fue ovacionada por su propio partido, el PRD, pues antes había puesto sobre la mesa dos puntos que caracterizaron los trabajos del Congreso de la Unión: actuar como “oficialía de partes” del Ejecutivo y haber sido cooptados. “Este día deberíamos celebrar la rendición de cuentas de un poder de la Unión frente a otro. No es así. Hoy es el día de la rendición del Poder Legislativo ante el Poder Ejecutivo… La ausencia del Ejecutivo en el Congreso indica que el presidente no habla más frente a la nación, sino frente a sus aliados y aplaudidores automáticos… No es un asunto menor pretender sustituir la deliberación democrática por el autoelogio. Es preocupante que a los críticos, a los adversarios se les ignore públicamente y se les persiga en privado para cooptarlos. “Una democracia se construye no sólo con mayoría y consensos maquillados. A la larga, se debita para dar paso a la restauración autoritaria”, advirtió. Y Beltrones Rivera, quien finalizó la ceremonia de entrega del segundo informe presidencial, pareció con su discurso y respaldo de sus legisladores haber aniquilado el día “del presidente”, para cerrar la 63 Legislatura con “el día del elogio a la política, el día de Beltrones”.

Comentarios