Lleva Mancera al Senado su campaña de aumento al mínimo

miércoles, 10 de septiembre de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- El mandatario capitalino Miguel Ángel Mancera presentó hoy ante el Senado su propuesta para elevar el salario mínimo con base en cinco ejes: un acuerdo nacional para incrementar en 2015 el minisalario a 82 pesos 86 centavos y que antes de que termine el sexenio sea de 171 pesos. Los otros ejes de la propuesta son: deslindar como punto de partida el salario mínimo; fortalecer la autonomía y transparencia de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos; integrar una comisión intersecretarial presidida por el secretario de Hacienda, con la integración del Banco de México para monitorear cuáles pueden ser los cambios “sin afectar otras variables de la economía”, y modificar el calendario de la determinación de los mínimos. En reunión presidida por Miguel Barbosa, presidente de la Mesa Directiva del Senado, y Emilio Gamboa Patrón, quien encabeza la Junta de Coordinación Política, Mancera afirmó que su propuesta “es responsable, no es apresurada, requiere por supuesto de diversas fases de planteamiento y una de ellas tiene que ver con la descivilización del salario mínimo”. Gamboa Patrón afirmó que “no podemos estar peleados con este tema”. “¿Quién no quiere que este salario mínimo sea una política con bajo costo, que es lo que tenemos que estudiar con los expertos, y con muy buenos resultados y efectos?”, preguntó el coordinador de la bancada del PRI. Incluso indicó que su bancada ve “con gran simpatía” la propuesta del jefe de Gobierno capitalino y se comprometió a que se analizarán las propuestas de modificaciones. Ante cerca de 21 senadores presentes en el acto, el secretario de Desarrollo Económico capitalino, Salomón Chertorivksi, fue el responsable de exponer los detalles de la propuesta. El funcionario afirmó que México tiene una productividad del nivel de Chile, pero el salario mínimo de este país sudamericano es el más alto del continente y el de México es comparable al de Honduras o Bolivia. Chertorivski destacó el caso de Uruguay que, desde 2004, desplegó una política para incrementar el salario mínimo hasta llegar a un alza de 200% en términos reales.

Comentarios