Anuncia EU sanciones contra abogados vinculados a Caro Quintero y "El Azul"

jueves, 11 de septiembre de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- El Departamento del Tesoro de Estados Unidos anunció sanciones económicas contra tres abogados y una compañía presuntamente vinculados con los narcotraficantes Rafael Caro Quintero y Juan José Esparragoza Moreno, El Azul. Se trata de José Avina Bribiesca, Ignacio González Hernández y Janette Iliana González, representantes de Juvencio González Parada, asesor de Esparragoza –quien según su hijo José Juan Esparragoza Jiménez, El Cora, está muerto, como extraoficialmente se informó en junio pasado– y Caro Quintero, liberado el 9 de agosto de 2013, luego de permanecer 28 años en prisión por el secuestro y asesinato en 1985 del agente antidrogas estadunidense Enrique Camarena. La compañía de bienes raíces Bona-Habitat en Guadalajara, Jalisco, integrada por los tres abogados y controlada por González Parada, también fue incluida en las sanciones. En un comunicado, Adam Szubin, director de la oficina de control de bienes extranjeros del Departamento del Tesoro (OFAC, por sus siglas en inglés), precisó que los narcotraficantes “frecuentemente emplean abogados corruptos para disfrazar y continuar sus actividades ilícitas". Las autoridades estadunidenses, añadió, seguirán cortando el financiamiento de cualquier agente de las organizaciones narcotraficantes. Los abogados fueron acusados de realizar varias actividades, incluida la administración de inmuebles, en representación de las redes familiares de Caro Quintero y Esparragoza, ambos buscados por la justicia. Caro Quintero fue liberado el 9 de agosto del año pasado en México, luego de que Tribunal Colegiado de Guadalajara, Jalisco, anuló la sentencia de 40 años dictada en su contra por el asesinato de Kiki Camarena, un episodio que deterioró las relaciones entre México y Estados Unidos. Según un panel de tres jueces, el capo fue juzgado de manera inapropiada por el asesinato, ya que este crimen debió haber sido procesado por una corte estatal. El tribunal determinó que Caro Quintero, considerado el padrino del narcotráfico en México, debía ser liberado porque cumplió la sentencia por los otros cargos que se le condenó. Después de salir libre, el fundador del Cártel de Guadalajara se esfumó y un año después se desconoce su paradero. Washington ofreció una millonaria recompensa por cualquier información que lleve a su captura y posterior juicio ante una corte de California. Por otra parte, el pasado 26 de agosto, Juan José Esparragoza Jiménez, detenido por elementos de la Secretaría de Marina una semana antes, negó ante un juez federal los cargos de narcotráfico que se le imputan, pero declaró que su padre, Juan José Esparragoza, El Azul, está muerto, como extraoficialmente se informó en junio pasado. Detenido en el penal del Altiplano, Esparragoza Jiménez rindió su declaración preparatoria ante el juez Tercero de Distrito en Materia de Procesos Penales Federales en el Estado de México, con sede en Toluca, luego de haber sido detenido en Culiacán, Sinaloa. De acuerdo con fuentes judiciales, el detenido declaró como “finado” a su padre, Juan José Esparragoza Moreno, uno de los fundadores del Cártel de Sinaloa y quien –según informó el semanario Ríodoce, de Culiacán– murió cuando convalecía de un accidente automovilístico. Considerado como el “padrino de padrinos” por las relaciones que mantenía con las autoridades y los otros cárteles del narcotráfico, El Azul pasó como una leyenda del narcotráfico en México. Pocas son las imágenes que se conocen de él, aunque en su edición 1963, del 15 de junio pasado, la revista Proceso publicó fotografías tomadas presuntamente al capo durante las fiestas decembrinas de 2012.

Comentarios